Cambiar cerradura puerta metálica

Cambiar cerradura puerta metálica

Seguramente estás pensando que cambiar la cerradura de una puerta metálica es una tarea compleja; pero déjanos decirte que no es como lo imaginas. El grado de dificultad es casi el mismo que si trabajáramos en una puerta de madera; por lo que si cuentas con las herramientas adecuadas para trabajar el metal, la tarea de cambiar la cerradura puede ser bastante sencilla.

En la mayoría de los casos, cuando se extravían las llaves en lugares públicos, se avería la cerradura por el desgaste o decidimos instalar un nuevo cilindro de alta seguridad; se procede a contactar a un cerrajero profesional para que nos preste sus servicios y realice el cambio. Pero por desgracia, no siempre disponemos del capital necesario para cancelar los honorarios o simplemente, deseamos hacer la labor por nuestra propia cuenta.

A continuación, te enseñaremos paso a paso cómo cambiar la cerradura de una puerta de acero. Sea en el hogar o en tu negocio, podrás ahorrarte una buena cantidad de dinero siguiendo las siguientes instrucciones:

Paso a paso: Cómo cambiar cerradura puerta metálica

Como en cualquier trabajo de cerrajería, lo principal es que trabajes cómoda, ordenada y tranquilamente; para obtener un resultado óptimo. Para comenzar, necesitarás hacerte con las siguientes herramientas:

  • Martillo.
  • Metro o cinta métrica.
  • Taladro eléctrico.
  • Destornillador acorde a los tornillos de las cerraduras.
  • Brocas especiales para perforar metales de 2 1/8” o 5,5cm.
  • Cerradura nueva.
  • Gafas de seguridad.

PARTE 1. Retirar la cerradura antigua

Paso 1: Comienza quitando el tornillo que mantiene sujeta la maneta en su lugar. Una vez retirada, procede a quitar el embellecedor con la ayuda del destornillador; para esta tarea, mueve de arriba-abajo la pieza hasta que veas que comienza a ceder.

Paso 2: Retira el bombín, quitando los tornillos que lo mantienen sujeto. Para este paso lo más cómodo es tener la puerta abierta; ya que facilitará considerablemente la extracción del bombín. Luego de aflojarlo, ejerce un poco de presión sobre el hasta que salga.

Paso 3: Ahora, termina de quitar todos los elementos de la cerradura que pudieran quedar en la puerta. Destornilla cada uno de los tornillos, quita los remaches y demás piezas flotantes. Tal vez te resulte un poco complicado quitar estos últimos apalancando con el destornillador, por lo que podrías romperlos fácilmente con el taladro eléctrico.

PARTE 2. Ubicando la nueva cerradura

Con la ayuda del metro o una cinta de medir, deberás tomar las siguientes medidas:

Paso 1: Desde la parte inferior de la puerta, hacia la parte superior; mide 1,06 metros. Ahora mide también la distancia de la cerradura que instalarás, desde el borde interior de la puerta hasta el área donde irá finalmente.

Paso 2: Utilizando un punzón y el martillo, haz una pequeña marca en el lugar en el que estará centrada la cerradura. Esta deberá tener relación con la medida anterior (1,06 metros).

Paso 3: Ahora, procede a repetir el mismo paso pero en el exterior de la puerta. Mide nuevamente la distancia de 1,06 metros de alto y el espacio en el cual irá la cerradura desde el borde, tomando como referencia la medida utilizada en el interior. De esta manera podrás centrar perfectamente la cerradura.

PARTE 3. Perforando la puerta

Paso 1: Utilizando el taladro eléctrico, calzado con una broca especial para metales o acerada de 2 1/8”; comienza a perforar un agujero en la marca del lado interior de la puerta que hiciste en el paso 2 de la parte anterior. En este paso recuerda utilizar tus gafas de protección; ya que podrían volar partículas metálicas altamente dañinas para la vista.

Paso 2: Taladra desde la parte interior de la puerta, hasta el lado exterior lentamente. Si notas que el taladro se sobrecalienta, detente un momento o utiliza un lubricante sintético en la superficie.

PARTE 4. Verificación del material del borde de la puerta

Parte 1: Aunque pueda parecer extraño o inverosímil, muchas puertas de acero disponen de un borde de madera. Esta característica ha sido instaurada por los fabricantes, para facilitar la instalación de las cerraduras; aunque también podemos encontrar puertas con borde metálico.

Paso 2: Determina cuál es el compuesto del borde de tu puerta y coloca una broca acorde al material. Para un borde acerado, tendrás que utilizar una perforadora de 1” o 2,5cm. Mientras que para bordes de madera puedes emplear una broca de 1” o 2,5cm que sea resistente.

Paso 3: Ahora, procede a taladrar el agujero justo sobre la marca que hiciste desde el borde de la puerta.

PARTE 5. Instalando la nueva cerradura

Paso 1: Tomando como referencia los agujeros que has abierto, comienza a instalar todo el sistema de montaje del nuevo cilindro. Para fijarlo correctamente en el agujero que hiciste en el borde de la puerta, deberás utilizar los 2 tornillos que vienen en el kit de instalación de la nueva cerradura.

Paso 2: Ubica el bombín o cilindro en la cerradura. Recuerda que debes ubicar la pieza en la cual se ingresa la llave, en el lado exterior de la puerta. Mientras que la manilla o picaporte, deberá quedar instalada en el lado interior. Asegura ambas piezas con los tornillos más largos que vengan en el kit de la nueva cerradura. Para facilitar aún más el procedimiento, no dudes en leer el manual de instalación que suele incluirse en los kits.

¡Listo! Ahora estas listo para cambiar la cerradura de tu puerta metálica con estos sencillos pasos. Recuerda en todo momento utilizar el equipo de seguridad y trabajar con mucho cuidado.

Comparte WWW.ManualCerrajero.COM