Cómo abrir cerraduras: Bumping

Cómo abrir cerraduras: Bumping

Desde aproximadamente la década del 2000, el denominado “método bumping” se ha viralizado por todo el mundo. Su origen proviene desde los Estados Unidos, donde los cerrajeros lo utilizaban como medio para solventar los problemas que pudieran tener sus clientes. Pero, no fue hasta que estas llaves modificadas cayeron en manos de la delincuencia que, se comenzaron a cometer actos delictivos y se creó una especie de estigma alrededor del uso de estas herramientas.

A raíz de las crecientes olas de crímenes que han azotado a los distintos países, los fabricantes de las marcas más prestigiosas de cerraduras, han diseñado cerrojos especiales para combatir este fallo de seguridad. Es así como nacen las primeras cerraduras con tecnología antigolpes o anti-bumping; cuyo objetivo es, evitar los robos que utilizan este método como medio.

Se estima que alrededor del 90% de las cerraduras comunes pueden ser forzadas utilizando el método bumping. Esto se debe a que, casi cualquier cilindro puede abrirse empleando esta técnica. Si deseas aprender cómo abrir una cerradura utilizando el método bumping, ¡continúa leyendo!

Cómo funciona el método bumping

Antes de explicarte como abrir una cerradura utilizando el método bumping, es necesario que comprendas como es su funcionamiento; de esta manera sabrás que cada paso que lleves a cabo, estará realizado de la forma correcta.

En primer lugar, la llave tiene una composición especial; ya que el patrón de cortes que posee comprende la profundidad máxima permitida. Esto le permite ser capaz de introducirse en casi cualquier cerradura común. Estos modelos son conocidos como “llaves 999” y si deseas pedir que te fabriquen una, este será el número que deberás indicarle al cerrajero.

Por otro lado, debes saber que la llave por sí sola no es capaz de abrir una cerradura. Para lograrlo, necesita ayuda de la física; en concreto de la Tercera Ley Newton, la cual establece que “para cada acción existe una reacción igual y opuesta”. Lo que quiere decir que, si asestamos un golpe en la llave; la energía cinética será transferida a lo largo de la llave hasta llegar a los pernos. Esta acción los alineará momentáneamente, con lo cual será posible realizar la rotación de la cerradura (que es lo que busca el método bumping).

Todo sobre las llaves bumping

Como te mencionamos más arriba, las llaves bumping no pueden abrir una cerradura por sí solas; sin embargo, pueden entrar en el cilindro del 90% de las cerraduras comunes que podemos ver instaladas en los hogares. Esto se debe a que, este tipo de llaves tienen su propio perfil; aunque es preciso señar que también existen variaciones de un mismo perfil.

Por otro lado, hay cerraduras con 4, 5, 6 y hasta 7 pernos; por lo que si utilizaras el mismo perfil de llave (la 999), necesitarías una configuración de dientes diferentes. Si te diriges a una tienda online para hacer la compra de un juego de llaves bumping, notarás como aunque son similares, tienen diferencias notorias. Esto es debido a que los fabricantes de llaves bumping, intentan sopesar las complicaciones impuestas por las marcas de cerraduras; las cuales dentro de un mismo perfil y número de pernos, modifican las distancias.

La distancia de la que te hablamos recién, es la separación entre cada perno y por lo tanto; es la encargada de determinar la separación entre los dientes de la llave. Esto quiere decir que, un mismo perfil puede tener hasta 10 llaves de percusión diferentes.

A pesar de todo esto, es necesario señalar que un buen juego de llaves bumping puede tener hasta 15 teclas y aún así, abrir un gran número de cerraduras. Ahora sí, conozcamos cómo abrir una cerradura utilizando la técnica bumping.

Cómo abrir una cerradura: Método bumping

Para ejecutar esta técnica correctamente, necesitarás de las herramientas adecuadas y de paciencia; ya que generalmente, no suele dar resultados al primer intento. La práctica será una gran aliada en el proceso de perfeccionar la aplicación de esta técnica; en especial con las cerraduras económicas, las cuales deben trabajarse con cuidado para no romperlas.

Paso 0: Adquiere una llave bumping bien sea tomándola prestada de un vecino, comprándola por internet, haciéndola por tu cuenta o mandando a fabricarla. Debes saber que la mayoría de los cerrajeros profesionales no fabrican este tipo de llaves, a menos que la solicite un cerrajero certificado; esto se debe a que guardan mucho recelo respecto al uso que se le dará finalmente a la llave percutora.

Paso 1: Introduce la llave bumping en el ojo de la cerradura, hasta el final. Las cerraduras tradicionales, están diseñadas con un segmento redondo que se desbloquea cuando todos los pernos se encuentran alineados y son girados a la vez. A medida que ingreses la llave, escucharás pequeños chasquidos. Estos son los pernos levantándose a medida que los dientes de la llave los rastrillan.

Paso 2: Ahora, deberás tener mucha agilidad y rapidez; ya que solo cuentas con una fracción de segundo para ejecutar el siguiente paso correctamente. Toma un objeto contundente y macizo (preferiblemente un mazo de goma), y asesta un pequeño golpe en la cabeza de la llave. Inmediatamente después del golpe, deberás girar la llave.

Como te explicamos en el apartado de cómo funciona, el porrazo transferirá su fuerza hasta la sección baja y superior donde se encuentran los pernos; los cuales permiten que los seguros se muevan. Por otro lado, debes administrar la cantidad de fuerza que ejerces sobre los golpes; la mejor opción es comenzar con poca intensidad y aumentar gradualmente la medida.

Paso 3: Si fuiste lo suficientemente rápido al girar la llave, habrás abierto la cerradura sin ningún inconveniente. La rapidez es importante debido a que, el giro debe realizarse mientras los pernos se encuentran saltando dentro de la cerradura; ya que luego volverán a su estado habitual y el cilindro se bloqueará de nuevo.

Esta técnica es especialmente útil para momentos en los que hemos extraviado nuestras llaves, olvidado dentro de casa o, para ingresar en esa propiedad familiar que nadie ha visitado por años. La acción de hacer saltar a los pernos facilitará considerablemente el proceso de apertura y te permitirá ingresar al recinto sin problemas.

AVISO IMPORTANTE

El objetivo de este artículo es proporcionar una alternativa sencilla, rápida y cómoda; a personas que necesiten abrir una cerradura, con el fin de solventar un inconveniente.

Utiliza el método bumping sólo en cerraduras de tu propiedad o bajo la autorización explícita de sus dueños. Toma en consideración que, portar o utilizar esta herramienta en espacios públicos puede ser mal visto por otras personas o por las autoridades. Recuerda que el allanamiento de morada, daño a la propiedad privada, invasión de propiedad privada, robo, hurto y la apropiación indebida; son delitos penales.

Comparte WWW.ManualCerrajero.COM