Cómo abrir la puerta de casa con una tarjeta

Cómo abrir la puerta de casa con una tarjeta

La mayoría de las puertas ofrecen la protección necesaria para sentirnos a gusto en la seguridad de nuestro hogar. Pero en ocasiones, suceden accidentes inevitables que nos hacen olvidar las llaves dentro de estos espacios.

Por eso, queremos compartir contigo algunas técnicas de cómo abrir la puerta de casa con una tarjeta, ya que algunas de ellas son sencillas de abrir. Sin embargo, debes tener en cuenta que esta habilidad únicamente funciona en puertas con cerradura de pomo simple y pestillo de muelle, o con borde inclinado.

Entendemos que en estos momentos tan desesperantes se pueden considerar varios métodos; que bien pueden ser eficientes, como utilizar un taladro, hierro fuerte o violentar los marcos. Pero todos estos, a la larga, causan daños en las cerraduras o en las estructuras de las puertas y es algo que queremos evitar a cualquier precio. En este caso, la alternativa más sencilla es aquella que cause menos daños posibles en la puerta y la cerradura. Por eso abrir la puerta de casa con una tarjeta es de las mejores opciones.

Abrir la puerta de la casa con una tarjeta

Abrir la puerta con una tarjeta, no es una tarea complicada de realizar, pero sí necesitarás mucha paciencia, porque dar con el punto exacto de apertura puede llevar bastante tiempo si no se cuenta con la habilidad necesaria. Y, probablemente no la tengas, porque para ello tendrías que haber pasado por esto muchas veces. Hay que tomar en cuenta lo importante que es el hecho de que la cerradura no tenga la llave pasada o echada. Porque esto complica la tarea de la tarjeta, lo que hace probable que debas aplicar otro método.

Paso 1: elige una tarjeta grande y manejable

Hoy día contamos con innumerables opciones que están a nuestro alcance. Una tarjeta de crédito, por ejemplo, puede servir, aunque es posible que con los esfuerzos puedas acabar estropeándola. Por eso lo mejor es que busques entre varias alternativas; como cualquier otra tarjeta de plástico o una tarjeta plastificada.

No olvidemos que la tarjeta debe ser grande y flexible. Pero lo importante es que debe ser lo suficientemente fuerte para que resista el empuje que se hará hacia dentro de lo que es un pestillo de metal.

Paso 2: pasa la tarjeta en la hendidura vertical que existe entre la puerta y el marco

El marco es la parte que posee el orificio en el que reposa el pestillo de la cerradura, literalmente es el borde de madera o metal que enmarca la puerta. Es entre el marco y la puerta propiamente donde debemos colocar la tarjeta.

  • Inserta la tarjeta lo más lejos que puedas formando un ángulo de noventa grados con la puerta. Esto te permitirá apreciar más fácilmente la ubicación del hueco para el pestillo.
  • Empuja la puerta hacia atrás lo más lejos que puedas con tu otra mano
  • Ladea la tarjeta de modo que el lado más próximo a ti casi haga contacto con el pomo de la puerta.
  • Empújalo hasta que notes que se desliza un poco. Esto hará que la tarjeta se posicione para abrir el cerrojo. 

Paso 3: arquea la tarjeta en una trayectoria opuesta

Te preguntarás: ¿para qué es esto? Pues hará que la tarjeta resbale por debajo de la parte curva de la cerradura, forzando al pestillo a entrar de nuevo en la cerradura. En esta parte debes ser muy veloz y ágil para abrir rápidamente la puerta. Apoya todo tu peso corporal en la puerta mientras lo haces, pues esto ayudará a que la abras de golpe. Otra opción es continuar forcejeando la puerta con movimientos hacia atrás y hacia adelante mientras mueves la tarjeta hasta que encuentres la postura que la abra.

Recomendaciones para abrir la puerta de casa con una tarjeta

Te podemos ofrecer unos consejos bastante útiles que te facilitarán el trabajo al momento de abrir una puerta con una tarjeta:

  • Puedes aplicar una crema lubricante o aceite en el filo de la puerta. Te ayudará a resbalar la tarjeta con mayor facilidad y rapidez. 
  • Si estás posicionado en el lado de la puerta en el que la cerradura no está encorvada, la manera más practica de abrirla es deslizando la tarjeta de arriba hacia abajo. Igualmente tendrás que empujar la tarjeta casi hasta el final para conseguir el lado curvo de la cerradura de la puerta. En esta parte es importante recordar empujar con toda la fuerza posible.
  • Ya sabes que, si estamos hablando de una puerta exterior con un cerrojo muerto adicional, no se podrá abrir el cerrojo con una tarjeta por muy grande o resistente que sea, ya que para ello se necesitará taladrarlo o forzarlo.
  • Por otra parte, la mayoría de las puertas vienen con una pestaña especial que se pega al lado del pestillo, esto es para aumentar la seguridad, ya que evitan que las cerraduras puedan ser forzadas por extraños. Si puedes conseguir que esta pieza caiga, significa que la puerta no fue instalada de forma adecuada y por lo tanto este método va a funcionar. 
  • Una técnica alternativa es ejercer presión con la tarjeta entre la puerta y el marco, luego empujar y halar del pomo mientras aplicas fuerza en la tarjeta. Como resultado conseguirás abrir la puerta, pero con más tiempo y daños evidentes en la tarjeta.
  • Algunas puertas se abren prácticamente solas, por lo que puedes abrirlas con tan solo deslizar la tarjeta en el marco de la puerta a la misma altura que el pomo. Sin la inclinación por encima y sin doblar la tarjeta.

Muchos métodos para abrir las puertas pueden dañar la cerradura porque implican fuerza. Es por esto que la mejor recomendación es que tengas cuidado e intentes no olvidar las llaves.

Como precaución, puedes dejar una copia a una persona de confianza a la que puedas acudir en caso de apuro, o ubicarla en algún sitio secreto cercano a la puerta, aunque este, no es muy recomendable, por si hay miradas.

Con este método nada pierdes con intentarlo y si ves que no eres capaz de abrir la puerta, no tendrás mejor opción que llamar a un cerrajero.

Comparte WWW.ManualCerrajero.COM