Cómo abrir puerta blindada con llave por dentro

Cómo abrir puerta blindada con llave por dentro

Estas fuera de casa, tienes en frente una puerta blindada y dejaste las llaves dentro. Sí, parece terrible. Y si eso es lo que estás viviendo, entendemos perfectamente que hayas buscado ayuda en este artículo. Sí que sabes valorar tu tiempo porque en los siguientes párrafos te daremos la solución para que resuelvas tu problema lo más pronto posible.

No pierdas la calma, un dicho muy repetido dice que todo en la vida tiene solución… y nosotros tenemos una; una puerta blindada puede abrirse y te ayudaremos a hacerlo. Así que si te preguntas ¿cómo abrir puerta blindada con llave por dentro? Continúa leyendo para que conozcas algunas maneras de hacerlo.

Con llave bumping

Una llave bumping nos puede ahorrar una gran cantidad de dinero y esfuerzo. Además, que nos puede servir para abrir alguna otra cerradura. Sabemos que cada vez son más difíciles de conseguir pero aún se puede obtener a través de Internet.

Para saber cómo usar una llave bumping, primero debemos conocer cómo funciona un mecanismo de pistones en una cerradura.

  • Al introducir la llave en la cerradura, los pistones; pequeños cilindros de metal impulsados por resortes, se acomodan en los surcos que presenta la llave de manera que quedan alineados, permitiendo que la llave pueda girar.
  • La tarea de la llave bumping, aunque no sea la llave original que abre la cerradura, es permitir que estos pistones se alineen de igual manera, ya que se trata de una llave similar a la original solo que con surcos más pequeños.

La aplicación para el uso de una llave bumping comienza cuando introducimos la llave en el ojo de la cerradura. La llave no debe tener ninguna dificultad para ser introducida, de no ser así debemos conseguir la llave bumping correspondiente al tipo de cerradura que deseamos abrir.

  • Cuando la llave está introducida notamos que no puede girar, para solucionar esto debemos golpearla. Podemos usar un martillo de goma o algún objeto con el que podamos golpear la llave de manera que no le causemos daño a la llave o a la cerradura.
  • Luego del golpe, giramos la llave, si esta lo hace de manera completa abrirá la cerradura.

Si no hemos logrado que la llave gire, la golpeamos. Recordemos que no debemos golpear muy fuerte porque podemos doblar la llave o haremos daño a la cerradura. La llave debe quedar bien introducida o no lograremos abrir la puerta.

Con ganzúas

Por años los expertos cerrajeros han usado ganzúas para hacer su trabajo de manera más sencilla. Esta técnica también está a nuestra disposición. Si bien es cierto que no es muy sencilla de aplicar para un aficionado, con un poco de práctica y dedicación podemos realizarla muy parecido a un maestro cerrajero.

La ganzúa es una herramienta fina hecha de metal, presenta un pequeño gancho en la punta para hacer un mejor contacto con los pistones. La ganzúa se trabaja junto a otra herramienta llamada llave de tensión; también es de metal, pero con forma de L o palanca; es usada para darle estabilidad a la ganzúa mientras está en acción.

El trabajo por medio de ganzúas se dificulta, pues se debe tener pulso y el sentido del oído entrenado para poder operar sobre la cerradura y captar las señales que esta suministra.

  • Para trabajar con la ganzúa, primero debemos introducir la llave de tensión por la parte más amplia de la cerradura y hacer presión.
  • Luego introducimos la ganzúa, el siguiente paso es el que genera mayor dificultad, se debe ir empujado cada uno de los pistones empezando por el que tenemos más cercano.

La parte primordial de esta etapa es familiarizarse con el sonido que aportan los pistones. Cuando estos se nivelan emiten un sonido, algo así como un “clic”, como si se encajaran en algún lugar, aunque en realidad lo que sucede es que adquieren la posición en la que permiten que la cerradura abra.

  • Cuando logremos nivelar un pistón se debe realizar mayor presión con la llave de tensión y avanzar la ganzúa hacia el próximo pistón. Una vez logremos nivelar los pistones, podemos girar la cerradura y ya debería estar abierta.

Si la cerradura no ha logrado abrir y ha realizado un giro incompleto, se debe revisar la posición de los pistones con la ganzúa y ubicarlos en la posición de nivelación para que la cerradura complete su giro y la puerta pueda abrir.

Con horquillas y clips de papel

En caso de no contar con ganzúas, podemos usar clips de papel, sujetadores para el cabello o algún alambre rígido pero flexible al punto que podamos darle forma.

Lo siguiente que haremos será tomar un clip, lo desdoblaremos y le daremos forma de L. Desarmamos un segundo clip, pero esta vez lo dejaremos alargado y le hacemos una especie de gancho en la punta de unos 3 milímetros aproximadamente.

Tomamos los clips como ejemplo, pero si conseguimos otro objeto, como horquillas para el cabello o alambres debemos aplicar el mismo procedimiento.

Con una pata de cabra

Un método quizás excesivo en cuanto a fuerza bruta y daño, pero si nos encontramos en una situación de emergencia, podemos utilizar una pata de cabra para abrir la puerta. Lo importante es no usar ninguna de las técnicas mencionadas para cometer actos delictivos.

Al tener la pata de cabra lista para usar, debemos introducir la punta entre el marco de la puerta y la cerradura, golpear con fuerza para que la pata de cabra se introduzca bien y tirar con la misma fuerza hacia nosotros la parte que tenemos tomada. Podemos colocar el pie sobre el marco para que podamos tener más fuerza. Este trabajo dañará la puerta, pero podremos ingresar al interior.

También podemos usar la pata de cabra para separar ligeramente la puerta y empujar el pestillo con un destornillador.

Las puertas blindadas no son imposibles de abrir. Como has leído, existen métodos eficientes que bien aplicados pueden ayudar en esta labor. Pero si no quieres causar daños a la puerta llama a un cerrajero, es una opción disponible. Ellos seguramente te taladrarán la cerradura para poder entrar y luego procederán a la reposición de cerradura. Acuérdate de pedir factura y de pedir el precio antes de la faena pues muchos cobran en exceso.

Comparte WWW.ManualCerrajero.COM