Cómo abrir puerta con pestillo por dentro

Cómo abrir puerta con pestillo por dentro

Intentar abrir la puerta y que esta tenga el pestillo pasado es algo común, el problema comienza cuando no tenemos la llave y no hay nadie dentro que pueda abrirnos. Por supuesto, hay formas de hacerlo.

Con algunas herramientas simples, otras personas han podido resolver esta dificultad, por esta razón y pensado en ti, te traemos algunos métodos de como abrir una cerradura con pestillo por dentro.

Pero antes de comenzar con cualquier técnica es importante recordar que nuestra mejor compañía durante esta labor será la paciencia. Porque es muy probable que no nos salga bien a la primera así que tendremos que intentarlo unas cuantas veces antes de lograrlo.

Con un trozo de plástico

Se trata de un método muy sencillo, un trozo de plástico plano como de recipiente de detergente puede funcionar. La idea es utilizar el plástico del fondo, pero también podemos cortar un trozo de las paredes del envase y calentarlo un poco para enderezarlo colocándole un objeto pesado. Esto en caso de que no encontremos fácilmente un pedazo de plástico.

Incluso, una vez tengas la pieza, puedes cortar una de las esquinas en forma de uña para que se inserte más fácil en el cerradero. El cerradero es la pieza metálica en la que encaja el pestillo de la cerradura y que, además, recubre el orificio en el marco donde este cae y cierra la puerta.

Lo ideal es que el plástico tenga la resistencia y flexibilidad suficiente para sacar el pestillo del cerradero. Muchas personas usan una tarjeta de crédito, pero este procedimiento puede no ser lo suficientemente seguro como para exponerla.

  • Debemos verificar que la puerta que intentamos abrir tenga acceso al pestillo. Es decir, que tengamos disponibilidad para insertar la tarjeta por encima de donde se ubica el pestillo.

Esto porque algunas puertas están protegidas ante robos y una forma de hacerlo es cubriendo cualquier ranura que permita introducir este tipo de objetos.

  • Si todo va bien y ya tenemos la herramienta, podemos introducirla en la ranura que hay entre la cerradura y el cerradero, a unos centímetros por encima del pestillo.

Si nos ubicamos en el lugar donde encontramos la cerradura e introducimos la llave, sabremos dónde se ubica el pestillo, ya que este se haya casi al centro de ese lugar, pero en la ranura de la puerta, ya que es una pieza sobresaliente.

  • Al tener el plástico introducido en la ranura y ubicada unos centímetros por encima del pestillo, empezaremos a bajarlo en la dirección de la ranura. Al toparnos con el pestillo realizamos palanca, ejerciendo presión en el pestillo para que salga.

En este punto es cuando agradecemos haber creado una esquina con forma de uña en el plástico, ya que esta es la primera en entrar y halar el pestillo. Con la presión, el resto del plástico ingresa al cerradero.

  • Debemos mantener la presión de manera constante mientras inclinamos el plástico hacia la manilla o pomo de la cerradura. En este momento ejercemos mayor fuerza, sin excesos y la puerta abrirá.

Si al primer intento no lo hemos logrado, apoyamos nuestro cuerpo en la puerta, así nos aseguramos de que el pestillo no roce con el cerradero y el plástico pueda dominarlo.

Para este método también podemos usar otro tipo de objetos o herramientas.

Usando una botella

Si no tenemos a la mano una botella de agua, podemos ubicar una botella plástica de refresco. Debemos resaltar que, aunque la herramienta usada en este caso es la misma que en el anterior, la forma de uso es un poco distinta.

Necesitaremos cortar la botella, por lo que también debemos buscar con qué hacerlo, puede ser un cuchillo o una navaja. Y, teniendo los implementos necesarios, empezaremos tomando de la botella como si estuviera parada.

  • Cortaremos de forma ascendente como si estuviéramos cortando una gran pajuela o uña para tocar guitarra. Si podemos dejarle el pico puntiagudo será de mayor utilidad.
  • Debemos cortar una pieza de aproximadamente 8 cm para poder trabajar con comodidad.
  • Introduciremos el pedazo de plástico por la misma ranura del método antes explicado. Buscaremos de forma descendente la ubicación del pestillo e intentaremos deslizar el pedazo de plástico entre el pestillo y el cerradero.
  • Si logramos introducir la punta que hemos dejado en la pieza cortada el trabajo será aún más sencillo. Una vez que hayamos deslizado el pedazo de plástico, tendremos lista nuestra misión.

Si no nos funciona la maniobra al primer intento, probaremos con girar la manilla de un lado a otro para sacudir ligeramente el pestillo. Esto permitirá que la botella entre al cerradero con mayor facilidad.

Usando una llave Allen

Este tipo de llaves funciona para abrir cerraduras cuyo agujero de ingreso para la llave es más o menos ancho, como el de los modelos de cerraduras sencillas de pomo. Para ello, se debe escoger una llave delgada o, al menos, una que tenga el tamaño suficiente para entrar por el ojo de la cerradura. 

Las llaves Allen son un tipo de herramientas manuales que permiten atornillar los tornillos cuyo cabezal es hueco. Así que la forma de la punta de la llave permite ingresar en la superficie del tornillo y aflojar o ajustar. Hay de diversos tamaños, pero para cerraduras, es conveniente ubicar las más delgada.

Una vez escogida la llave, la introduciremos por el ojo de la cerradura y buscaremos empujarla hasta el punto más profundo o hasta que nos sea permitido. Es posible que, al hacer un poco de presión, suene el mecanismo de la cerradura. De ser así, giramos la llave Allen, de izquierda a derecha.

Si la cerradura no emitió el sonido mencionarlo hay que continuar intentando hasta que ocurra. Posiblemente haya que probar con otros tamaños de llave. También podemos aplicar mayor presión al empujar la llave al fondo, sin caer en excesos.

No olvides que, si nada de esto funciona y crees desesperar, puedes solicitar la ayuda de un cerrajero profesional; ellos sí que saben cómo abrir una puerta cerrada con pestillo por dentro.

Comparte WWW.ManualCerrajero.COM