Como abrir una caja fuerte pequeña sin llave

Como abrir una caja fuerte pequeña sin llave

Las cajas fuertes son dispositivos que nos permiten mantener a salvo de la apropiación indebida de terceros o de incidentes relacionados con los elementos (como incendios o inundaciones), a los objetos que almacenemos en ellas.

Por su parte, las cajas fuertes pequeñas presentan múltiples ventajas; debido a que pueden ser instaladas en casi en cualquier espacio del hogar u oficina. Por lo que, no tendríamos la necesidad de utilizar una caja de seguridad en un banco o tener que adquirir una caja fuerte de gran tamaño, cuando solo necesitamos resguardar objetos pequeños o dinero.

El único problema de tener una caja fuerte pequeña es, si olvidamos la contraseña y no disponemos de la llave de seguridad para abrirla. En este caso, la mejor opción sería llamar a un cerrajero profesional; pero hacerlo podría costarte mucho dinero. Por otro lado, podrías intentar abrirla forzando la cerradura; pero lo más probable es que la arruines. En cualquier caso, terminarías gastando dinero con los servicios profesionales o reparando tu caja fuerte.

Afortunadamente, podemos abrir la caja fuerte tan solo teniendo paciencia y utilizando nuestros oídos. Si deseas abrir tu caja fuerte, continúa leyendo:

Paso a paso: Cómo abrir una caja fuerte pequeña

Antes de comenzar, es necesario indicarte que esta técnica funcionará únicamente si eres paciente y realizas cada paso con mucha atención. Ahora bien, comencemos:

Paso previo: Para comenzar con el proceso de desbloqueo, es indispensable que conozcamos la longitud de la combinación. Para ello, da varias vueltas completas al dial hacia la derecha; esto reestablecerá la cerradura y desenganchará las ruedas.

Ahora, posiciona el estetoscopio en el área cerca del dial que consideres tiene mejor acústica. Enseguida, procede a girar el dial lentamente hacia la izquierda. Escucharás varias clics leves y unos más audibles. Cuenta el número de clics audibles; ya que estos serán el número de ruedas que tendremos que buscar para dar con la combinación de la cerradura.

Si te resulta imposible, puede deberse a que tu caja fuerte cuenta con un sistema anti-apertura. En este caso, necesariamente tendrías que acudir a un cerrajero profesional o probar con métodos invasivos.

Paso 1: Gira el dial varias veces hacia la derecha y colócalo en el número 0. De esta manera desengancharemos las ruedas para iniciar.

Paso 2: Debido a que tendremos que almacenar mucha información, lo mejor es crear una herramienta que nos facilite la tarea. Para ello, realizaremos 2 gráficos de líneas:

  • Gráfico 1: El eje X como “punto inicial” y el eje Y como “punto de contacto izquierdo”.
  • Gráfico 2: El eje X como “punto inicial” y el eje Y como “punto de contacto derecho”.

El eje X comprenderá los números desde el 0 hasta el valor más alto que aparezca en el dial. Mientras que el eje Y puede permanecer en blanco por ahora.

Paso 3: Gira lentamente el dial hacia la izquierda y escucha atentamente. En este proceso es indispensable que conozcas la posición del dial; debido a que tendrás que conocer el sonido que hace cada clic, en cada número.

Paso 4: En el eje Y irás marcando cada vez que escuches un clic. Por ejemplo, si escuchaste un clic en el valor 2; tendrás que anotar X=0 / Y=2. Cuando grafiques, deja espacio suficiente para hacer anotaciones con una extensión de 5 números.

Paso 5: Gira el dial varias veces hacia la derecha y sitúalo 3 números a la derecha del 0. Ahora continúa buscando los valores de Y, deben estar cerca de donde los escuchaste la primera vez. Una vez hayas registrado la segunda posición; restaura el dial nuevamente. Ahora sitúalo 2 posiciones a la izquierda

Paso 6: Continúa probando, hasta que hayas trazado un dial completo en intervalos de 3. Deberás haber regresado al 0.

Paso 7: Toma los dos gráficos que trazaste durante todo el proceso y superpone uno sobre el otro. Deberás notar algunos puntos de convergencia entre ambos gráficos. Estos puntos de proximidad, serán los números correctos de la combinación.

Paso 8: Corrobora que la cantidad de números que han arrojado los gráficos, correspondan a la longitud de la contraseña. En caso de que no lo hagan, lo mejor será repetir el proceso.

Paso 9: Una vez tengamos todos los números ubicados, procederemos a buscar la secuencia correcta. Este puede ser el proceso más complicado y riguroso; ya que necesitará de toda nuestra paciencia.

Paso 10: En una hoja de papel, anota todas las posibles combinaciones relacionando los números que has encontrado. Esto te servirá de guía para jugar con más composiciones y además, te permitirá tachar las que has comprobado para llevar un control.

Paso 11: Prueba cada combinación sin impacientarte. Es importante que tires de la puerta cada vez que ingreses una contraseña completa; ya que en ocasiones es posible pasar a la siguiente sin antes comprobar su éxito.

Paso 12: Si luego de probar todas las posibles combinaciones resultantes con los números que has encontrado, la cerradura sigue sin abrir; lo mejor será usar combinaciones con números adyacentes. Para esto, prueba utilizando un margen de error de 1 o 2 números por dígito.

Paso 13: Si tras probar todas las combinaciones posibles, tanto con los números del gráfico como con los adyacentes, aún no logras abrir la caja; lo mejor será repetir nuevamente el gráfico con los ejes X y Y. De esta manera podrás cerciorarte si los dígitos arrojados realmente corresponden a lo señalado la primera vez.

NOTA: De ser posible, encuentra una copia heliográfica que corresponda al modelo de tu caja fuerte. Esta posiblemente te pueda ser de utilidad con el proceso de apertura.

Los fabricantes pasan meses e incluso años, diseñando estos dispositivos para hacerlos seguros. Por lo que, si no has podido abrir tu caja fuerte, no te decepciones; cuentas con un gran elemento de seguridad a tu disposición.

AVISO IMPORTANTE

El objetivo de este artículo es proporcionarle una alternativa gratuita, rápida y sencilla; a personas que necesiten abrir una caja fuerte, con el fin de solventar un inconveniente.

Aplica estas técnicas sólo en cajas fuertes de tu propiedad o bajo la autorización explícita de su dueño. También, toma en consideración que realizar estos métodos en espacios públicos pueden ser mal visto por otras personas o por las autoridades. Recuerda que el daño a la propiedad privada, robo, hurto y la apropiación indebida; son delitos penales.

Comparte WWW.ManualCerrajero.COM