Cómo abrir una caja fuerte

Cómo abrir una caja fuerte

Seguro ha sacado más de una lagrima el tema de tener una caja fuerte sin poder abrir por haber perdido la llave u olvidado la contraseña. Espero no te esté ocurriendo justo ahora, pero de ser así, deja la preocupación porque te tenemos buenas noticias: es posible resolver este problema y en este artículo te enseñamos cómo abrir una caja fuerte.

Pero antes, es necesario mencionar que las técnicas aquí aplicadas varían dependiendo de los mecanismos de seguridad de las cajas, es decir; si se trata de una caja con mecanismo de llaves o con combinación. Y en ambos casos, la mayoría de las veces, la caja queda inservible o al menos su seguridad posterior se ve altamente comprometida.

Atinando a la combinación

El que aplicaremos a continuación es un método que no causará daño alguno a la caja fuerte, aunque para cualquiera con poco o sin ningún entrenamiento previo puede ser sumamente difícil, ya que la técnica exige que debemos tener los sentidos bien afinados, sobre todo el sentido de la audición.

El sistema de bloqueo que presentan las cajas fuertes con combinación está controlado por una rueda con números; esta gira y se va colocando en los números correctos, que respondan a la combinación, para poder abrir la caja fuerte. Este método consiste en conseguir la combinación correcta de números para que los discos que comprenden el mecanismo interior de seguridad abran la caja. Así pues:

  • Comenzaremos girando las ruedas de combinaciones hacia la derecha, ubicando el primer número de la combinación.

En este momento debemos afinar nuestros oídos para poder escuchar la señal que nos da la rueda interior; se trata de un sonido muy parecido a un chasquido o un “clic”.

Para asegurarnos de no perder el sonido se puede recostar la oreja contra la puerta. Claro que si se cuenta con una herramienta como un estetoscopio debemos de usarlo porque nos puede hacer el trabajo más sencillo, sino usa un vaso, es muy efectivo.

  • Cuando hayamos logrado detectar el primer número, debemos seguir con el segundo girando la rueda en sentido contrario, y así sucesivamente hasta conseguir la combinación correcta de números.
  • Desde el primer momento debemos ir anotando los números que vamos identificando, para tener un registro.
  • Cuando obtengamos la combinación completa, podemos colocarlos adecuadamente en el sistema, y abrir la caja.

Perforando la caja fuerte

Para esta tarea vamos a requerir un taladro, ya que vamos a realizar un orificio; puede ser en la pared de la puerta o perforando la cerradura. Cada una de estas tiene su razón y su aplicación.

Perforando la puerta de la caja

Este orificio más que para abrir la caja fuerte de una vez, se realiza para conocer el funcionamiento del mecanismo de seguridad interno de la caja fuerte, e identificar los pasos que deben seguirse para abrirla.

  1. Tomaremos el taladro para comenzar la aplicación y le colocaremos la broca. Debemos tratar de que la broca sea de un material resistente para evitar que se parta o se doble.
  2. Taladramos la puerta de la caja fuerte cerca de la posición donde se encuentra la rueda de combinaciones, unos centímetros por debajo o por encima de esta, pero de forma transversal. El objetivo es poder observar en el interior de la caja fuerte.
  3. Podemos realizar dos orificios en posiciones similares y hacia la misma dirección, uno para mirar y otro para iluminar el interior y evitar errores.

Si la caja que perforamos no tiene un mecanismo de combinación, es muy probable que podamos introducir algún objeto o herramienta alargada por el orificio que creamos y así desactivar el mecanismo interno. Esto es posible porque este tipo de cajas suele tener un mecanismo sencillo, que la hace fácil de desactivar una vez que ha sido taladrada.

Ahora, si, por el contrario, se trata de un mecanismo de combinaciones, se pueden conocer los números que conforman la combinación que desactiva la cerradura mirando a través del orificio, ya sea directamente con la vista y apoyándonos con el otro orificio para iluminar o, con un endoscopio. Así obtenemos los números y los colocamos en el disco externo.

Como alternativa, el orificio transversal también puede servirnos para escuchar más fácilmente el “clic” que requerimos en el método anterior.

Perforando la cerradura

El fin de perforar el ojo de la cerradura es poder destruir el mecanismo interno y así forzar el sistema. Por lo cual:

  1. Colocamos la broca bien apretada en el taladro y perforamos el ojo de la cerradura.
  2. Luego tomamos un destornillador de pala, lo introducimos en el ojo de la cerradura perforada y giramos de este para forzarla, logrando que la caja abra. 

Cuando no logramos abrir la cerradura, podemos identificar las causas. La idea de taladrar en el orificio de la cerradura es dañar el mecanismo interno. En ocasiones este mecanismo está compuesto por un sistema de pistones, que luego de ser taladrados pueden trabarse y esta puede ser una de las causas de que no abra. En este caso:

  1. Sacaremos y meteremos el destornillador en el ojo de la cerradura para buscar destrabar los pines.
  2. Luego giraremos para intentar abrir la cerradura. Esto lo podemos repetir varias veces hasta que se destraben los pistones y la caja abra.

Usando un soplete

Un soplete tiene un elevado potencial de corte, así que para usar este método es necesario contar con conocimiento o al menos, tener la supervisión de una persona que sí tenga experiencia en el manejo de estos artefactos.

Previamente es necesario saber de qué material está fabricada nuestra caja fuerte. Pues, aunque el soplete cuenta con un poder de corte muy alto, existen materiales que este no puede cortar, como es el caso del corindón o el óxido de alúmina.

La aplicación de este método es súper simple:

  • Encendemos el soplete y cortamos uno de los lados de la caja fuerte, izquierdo o derecho, manteniendo constancia en la labor, pues la puerta está fabricada con un material de gran grosor, esto específicamente para evitar este tipo de acontecimientos.
Comparte WWW.ManualCerrajero.COM