Cómo abrir una cerradura antigua sin llaves

Cómo abrir una cerradura antigua sin llaves

Las cerraduras existen desde hace muchos años, de diferentes modelos y estilos, y son las encargadas de brindarnos seguridad y privacidad en partes iguales. Sin embargo, con el paso del tiempo, terminan perdiéndose las llaves y se nos dificulta conseguir copias nuevas.

Es justo en este punto cuando nos preguntamos ¿cómo abrir una cerradura antigua sin llaves?Es una situación que tenemos presente en todos los hogares, ya que en alguna puerta de baños o habitaciones hay alguna cerradura antigua o que tiene mucho tiempo instalada.

La buena noticia es que tenemos opciones a la mano para salir de apuros, solo debemos identificar el tipo de cerradura o por lo menos la cantidad de tiempo que lleva en funcionamiento. Ya con eso tenemos buen material para solucionar el inconveniente sin la necesidad de caer en la desesperación.

¿Funcionan todos los métodos en cerraduras antiguas?

Esta es la interrogante común cuando estamos en apuros, pero la respuesta es sencilla, no. No todas las técnicas para abrir cerraduras son aplicables para cerraduras antiguas.

Debemos tener en cuenta que los mecanismos de las cerraduras modernas son cada vez más seguros, que brindan y potencian las habilidades al momento de querer forzar alguna. Mientras que, en el caso de las antiguas, los procesos son más sencillos, y la habilidad no requiere de mucha práctica. Recordemos que la mayoría de estas cerraduras cumplían funciones básicas en tiempos más seguros.

El método más usado en estos casos

Lo que más se recomienda a la hora de forzar una cerradura de este tipo es acudir a una tienda de antigüedades, porque es el lugar en donde convergen aquellas cosas u objetos que ya no nos son tan útiles, pero que su valor continúa en vigencia por ser tan preciado. Allí puedes ubicar una llave que se ajuste a las características y parámetros de la cerradura cuya llave se extravió.  

 

Técnicas que podemos aplicar en una cerradura antigua

Afortunadamente las técnicas están, y podemos hacer uso de ellas sin necesidad de complicarnos la vida. A continuación, te mostraremos algunas:

Ganzúa Casera

Esta es una herramienta muy utilizada por los cerrajeros, por la cantidad de modelos disponibles, y por el tipo de material que es maleable e ideal para ejercer la presión justa para abrir una cerradura.

Para nuestra ganzúa necesitaremos herramientas que podemos encontrar en nuestro hogar, como: alambre, clips, ganchos de cabello entre otros.

  • Lo primero es que el material de tu elección debe ser lo suficientemente manejable y con un grosor que permita su entrada en el ojo de la cerradura, el largo puede variar, pero debe alcanzar el fondo.
  • Procedemos a cortar el material en tres partes iguales, uno de ellos lo doblamos en un extremo en forma de garfio, este será el que se introduzca de primero por el centro de la cerradura.
  • Después, trataremos de meter otro por el mismo lugar. Si por alguna razón sientes que algo está siendo un obstáculo, pueden ser los pistones de la cerradura, así que no temas, ese seguro es el motivo por el cual la cerradura está atascada, solo queda hacer un poco de fuerza en ellos hasta que suban.
  • Es justo en ese momento que se debe proceder a introducir el tercer elemento. Si pasa sin dificultad es porque el trabajo está casi terminado con excepción de que debemos girar en sentido del reloj los tres elementos que insertamos.

Ya con esto la puerta debería abrir sin problemas, intenta las veces que sean necesarias hasta que logres identificar las señales ya mencionadas.

Forzar la cerradura

Las cerraduras se pueden forzar con muchas herramientas tales como: destornillador, cuchillo, navaja u otro que es más invasivo, el taladro. Cabe resaltar que estas herramientas pueden dañar la cerradura e inutilizarla.

  • Con cuchillo y navaja puedes emplear la misma técnica que con las ganzúas caseras. Pero con la diferencia de que el grosor de estos elementos no permitirá la penetración de forma sencilla. Sin embargo, de todas maneras, es funcional.

Ahora, si pretendes usar el taladro te recomendamos equiparte con ciertos elementos para emprender el proyecto: lubricante para cerraduras, taladro sencillo y una broca normal.

  • Para comenzar se debe aplicar el lubricante a la cerradura. Lo ideal es que llegue hasta lo más profundo.
  • Luego, se introduce la broca, la cual tiene que ser de un grosor más amplio que el del centro de la cerradura, para que cuando intentemos hacer movimientos giratorios dentro de ella, la broca vaya destruyendo los pistones que mantienen el cierre.
  • Lo último es súper sencillo. Con solo llevar el taladro hasta el final sentirás el sonido universal de la apertura de una puerta.

No olvides usar lentes de seguridad porque las partículas de metal saltarán por todas partes.

Normalmente cuando vemos la palabra “forzar”, nos imaginamos un mundo de cosas, pero no es más que intentar hacer algo que se resiste, pero que por algún motivo puede ser lo correcto.

Dicho eso, es importante resaltar que esto no incluye atentar con la integridad física de los seres humanos. Que la desesperación no nos lleve a cometer actos apurados y temerarios, por eso no es recomendable utilizar el cuerpo humano para tratar de abrir una cerradura antigua, por las características que ya hemos mencionado.

Desarmar o romper la cerradura

Ninguno quiere llegar a este punto de no retorno. Pero si tienes una cerradura trancada y no tienes llaves, lo has intentado todo y nada, y por encima, te encuentras en una emergencia donde abrir esa puerta es una prioridad, entonces, hay que hacerlo.

En caso de que desees desarmarla solamente, para luego con calma volver a armarla, solo ubica en la cerradura antigua los tornillos de las bisagras, con un destornillador será suficiente para proceder a desmontarla. Y si, por el contrario, el objetivo es romper la cerradura para mayor rapidez, entonces ármate con un martillo, una sierra, un taladro o cualquier otro elemento que sea igual de destructivo. Utiliza toda la fuerza que tengas para golpear sobre la cerradura. Abrirá tan rápido que no te darás c

Comparte WWW.ManualCerrajero.COM