Cómo abrir una cerradura con la llave por dentro

Cómo abrir una cerradura con la llave por dentro

¿Cómo abrir una cerradura con la llave por dentro? Está no es solo una interrogante, es una realidad debido a que frecuentemente dejamos las llaves conectadas por dentro, impidiendo a otros o a nosotros mismos, el ingreso a la vivienda.

Este error es más común de lo que podemos pensar. Pero aunque no tenemos la cifras exactas, lo que sí tenemos es una solución. Claro, no se dice que será un trabajo fácil, este tipo de tareas requieren de mucha práctica o en su defecto, habilidad.

En este artículo te mostraremos unos trucos sencillos, que serán de mucha utilidad, por lo que lograrás abrir una cerradura con llave por dentro.

Debes considerar varias cosas

  • Si el seguro de la cerradura está ejerciendo el bloqueo al mismo tiempo que la llave está insertada dentro, es imposible abrirla. Ningún método funcionará, solo usar fuerza bruta.
  • Si el mecanismo de la cerradura cuenta con la ventaja, en este caso, de ser abierta por dentro y por fuera, no habrá ningún problema.
  • Estar familiarizado con la estructura de la cerradura, saber con exactitud los trucos que la componen y así maximizar las oportunidades.

Método sencillo  que puedes aplicar

Cuando ocurren estos imprevistos solo queremos que, por arte de magia, ocurra algo que nos auxilie, así como en las películas de ficción. Por desgracia, es la vida real, y por lo tanto, debemos reaccionar para ser capaces de solventar la situación.

El método que te describiremos a continuación es el más empleado para este tipo de atasco. Solo debes hallar ciertos elementos, que se pueden considerar básicos en nuestro hogar, debido a que son, en su mayoría, de uso cotidiano.

Necesitarás: radiografía, lámina resistente de plástico o una botella de refresco grande. Y sí, eso ¡lo que menos te imaginaste!

¿Qué debes hacer? Si lo que usarás sera la botella, lo primero es cortarla. Retira los extremos, superior e inferior. Luego, con una tijera recorta la botella por la mitad, de manera que el resultado sea una lámina.

Inserta el pedazo de plástico en la ranura que existe entre la puerta y el marco. Desde la parte superior.

  • Desliza despacio el plástico, hasta que llegues a la altura de la cerradura. Llegado el momento trata de que el plástico haga contacto con la lengüeta de la cerradura tratando, de que esta se mueva hacia adentro de su caja.
  • Mientras haces esta maniobra, gira la manija en el sentido de apertura, y con tu cuerpo empuja la puerta hacia adentro.
  • Puedes intentarlo las veces que sea necesario. No siempre los resultados se notan al primer intento, menos si eres principiante. Esta técnica nunca falla y suele ser una de las más sencillas.

Trucos con materiales caseros

No hay nada más casero que un gancho de cabello, un clip o un pedazo de alambre, de esos que se usan en reparaciones de, por ejemplo cercas de metal. ¿Verdad que sí?

¡Excelente! Si cuentas con alguno de estos materiales en tu hogar, ya puedes hacerte con alguno de ellos, te serán de mucha utilidad.

  • Estira alguno de los metales, que quede lo más recto que puedas
  • Listo el primer paso, procedes a introducir el alambre, por la ranura central que tiene la cerradura.
  • Con esto, intentarás expulsar la llave que se encuentra insertada del otro lado. Lo harás con leves golpes, pero sin que se te pase la mano.

Los métodos caseros son los mejores amigos de las cerraduras antiguas, esas que no cuentan con un mecanismo de seguridad amplio, sino básico, y porque puede ser que con los años el desgaste les pase factura y hagan de este método la gran solución.

En casos así, se puede probar con otra llave, aunque es  un poco difícil por el grosor y las dimensiones igualitarias de la llave en cuestión. No decimos que sea complicado, pero sí más trabajoso.

Si deseas intentarlo, aplica la misma técnica, pero en este caso puedes usar como apoyo para realizar los golpes, una herramienta como un martillo, pedazo de madera u otro objeto fuerte. La creatividad suma bastante.

 La llave gemela

La llave gemela no es otra cosa que una copia fiel de la que está acaparada del otro lado, esa que te puede sacar de este apuro. Aunque, existe una probabilidad de que el método no funcione, nada perdemos con intentar. Te mostraremos:

  • Inserta la copia de la llave en la ranura y trata de girarla. Puede que al primer giro abra. Si no es el caso, intenta un par de ocasiones más. Si el problema persiste, hay que acudir a la otra opción.
  • .Algunas cerraduras traen incorporadas en su mecanismo cilindros de doble embrague, es el que permite que puedas acceder a la cerradura con dos llaves al mismo tiempo.

Si efectivamente tu cerradura es de este sistema, pues, significa que puedes aplicar el truco popular de las ganzúas o la llave bumping.

  • Para trabajar con la ganzúa, primero introduces una llave de tensión, haces un tanteo rápido y procedes a insertar la ganzúa por debajo de la llave, lento pero con movimientos seguros. La ganzúa hará un trabajo individual, empujará los pistones y la llave atascada al mismo tiempo.
  • Para hacerlo con la llave bumping es lo mismo que con la llave gemela y el método casero. Se puede decir que es un dos en uno porque se introduce, se empuja y con ayuda de una herramienta se golpea y en simultáneo giras el pomo de la puerta. Así la llave caerá.

Recomendaciones

  • Si necesitas ingresar con urgencia a la casa, puedes considerar hacerlo por una ventana de planta baja o por algún balcón que cuente con proporciones seguras y no represente peligro.
  • Considera dejar una copia de la llave de la cerradura en un lugar secreto que solo tú conozcas. Puedes acudir a una persona de confianza para que te guarde la copia, es una opción.
Comparte WWW.ManualCerrajero.COM