Cómo abrir una cerradura con una radiografía

Cómo abrir una cerradura con una radiografía

Abrir cerraduras es un trabajo para especialistas, pues son ellos quienes conocen los métodos que pueden utilizarse para causar el mínimo daño a los mecanismos y a las puertas. Sin embargo, muchos procesos para abrir cerraduras son del conocimiento público, pero dada la complejidad no cualquiera puede aplicarlos.

Así que cuando se nos queda una puerta cerrada, a veces nos toca esperar que alguien venga en nuestro rescate. Salvo los casos de cerraduras sencillas que pueden abrirse con muchas herramientas y no es complicado.

Aunque hay algunas técnicas que pueden abrir diversas puertas sin importar que sus cerraduras no sean tan sencillas, como por ejemplo el método de la radiografía. Es por eso que en este artículo te hablaremos de cómo abrir una cerradura con una radiografía, para que nunca más tengas que esperar que alguien te abra.

Abrir cerradura con radiografía

Antes de comenzar a obrar en este método, debemos tomar en cuenta que solo se puede aplicar si la puerta que queramos abrir presenta un abertura entre ella y el marco, pues es la manera en la que podemos tener acceso al pestillo de la cerradura.

Otra cosa que debemos considerar es que para abrir la cerradura de este modo, debemos estar del lado externo de la puerta, es decir que nos hayamos quedado fuera de casa. Ya que en caso de encontrarnos dentro, existen otras maneras por las que podemos abrir la cerradura más fácilmente.

Es importante resaltar que nuestra intención es ayudarte a resolver el problema con la cerradura de tu puerta, y no de ayudar a delincuentes a conocer o dominar esta técnica. Solo queremos darte una mano por si has extraviado tus llaves o si te encuentras en una emergencia y necesitas resolver de manera inmediata.

Así que si has llegado aquí con el fin de utilizar esta información para realizar actos delictivos te recomendamos dejar el artículo. En caso contrario, ¡bienvenido y manos a la obra!

Escogiendo la radiografía

Para empezar, necesitamos una lámina de radiografía, preferiblemente grande. Si consideramos que es demasiado grande la podemos cortar a la mitad o reducirla como a unos 7 u 8 centímetros, para trabajar con mayor comodidad.

Si podemos elegir, debemos optar por una lámina de radiografía que no se encuentre doblada. Debe estar lo más recta posible para que no se trabe al ser introducida en la pestaña al lado de la puerta, es decir, en la abertura que encontramos entre la puerta y el marco.

Aplicación del método

  • Colocamos la radiografía en posición vertical de manera que pueda ser introducida por la abertura que se encuentra entre la puerta y su marco. Esa que mide solo unos pocos milímetros.
  • Podemos introducir una punta de la lámina de manera directa, haciendo contacto con el pestillo. ¿Que no conoces el pestillo?; este es esa pieza metálica que sobresale de la cerradura, atraviesa la ranura antes mencionada, se inserta en el cerradero y se encarga de mantener cerrada la puerta. Es justo esa pieza  que se libera al insertar la llave y girar o, en tal caso, al girar el pomo o picaporte.
  • Si introducir la radiografía directamente para hacer contacto con el pestillo nos resulta incómodo, se puede introducir unos centímetros por encima del pestillo, realizando posteriormente un movimiento descendente, es decir de arriba hacia abajo y en el momento que lo encontremos, buscamos que la punta de la radiografía se introduzca entre el pestillo y el cerradero del marco.

En cualquiera de los dos panoramas, lo siguiente es realizar constantes movimientos de arriba hacia abajo buscando que una gran porción de la radiografía se cuele entre el pestillo y el marco, permitiendo que salga del cerradero y se introduzca en la cerradura facilitándonos con esto, abrir la puerta.

  • Si es necesario y la cerradura cuenta con pomo o picaporte podemos hacer uso de él, girándolo al momento que se introduzca la radiografía para que el pestillo se mueva.
  • Si tras varios intentos de aplicar el método no hemos tenido resultados positivos, podemos ayudarnos recostando nuestro cuerpo contra la puerta, o empujándola con la mano que tenemos desocupada, mientras movemos la radiografía.

Recomendaciones finales

  • Mantener la cerradura lubricada facilita la aplicación de este método, ya que si el pestillo requiere lubricación será mas dificil de mover.
  • Si intentas abrir una cerradura que hace mucho no se abre, es posible que esta técnica no funcione, porque la falta de uso hace que el mecanismo se torne rígido.
  • Para facilitar el proceso de abrir la cerradura con radiografía, podemos aplicar aceite lubricante al pestillo, en el marco y en la radiografía para que se deslice con mayor comodidad.
  • No olvides guardar la calma en todo momento es fundamental para que las soluciones surjan. No hay que preocuparse por una puerta cerrada, tal vez tengas una llave guardada a tu alcance o alguien más pueda ir rápidamente por ti.
  • Asegurarnos de que la puerta verdaderamente está cerrada como pensamos. O que la llave realmente se perdió o se quedó dentro.
  • Antes de aplicar cualquier método de force o incluso este, podemos analizar la posibilidad de ingresar por una ventana.
  • En caso de no contar con un pedazo de radiografía, podemos usar un trozo de plástico similar, cortar una botella plástica o usar una tarjeta de crédito. Tenemos muchas alternativas, que cumplen la misma función que un pedazo de radiografía.

En un caso muy extremo que no contemos con ningún objeto de plástico similar, podemos y tenemos un cuchillo, navaja, destornillador o herramienta similar.

  • podemos usar el mismo método con alguna de estas herramientas, recordando aplicar los mismos pasos anteriormente especificado.

¿Notaste lo sencillo que es abrir una cerradura con una radiografía? Puede que en la práctica no lo sea tanto y necesites un par de intentos previos para lograrlo, pero no cabe dudas que usar este elemento para abrir la cerradura es una gran idea.

Y si no pudiste hacerlo, llama a un cerrajero. Una persona especializada en el tema podrá resolver tu problema sin importar la hora porque algunos cerrajeros prestan servicios las 24 horas.

Comparte WWW.ManualCerrajero.COM