Cómo abrir una cerradura de baño

Cómo abrir una cerradura de baño

¿Te ha ocurrido que, por andar con tantas cosas en la cabeza, agitado y estresado, te encuentres en una situación engorrosa? Por ejemplo, estás en casa con tu familia y tienes un niño pequeño que se metió en el baño, pasó el seguro y ahora no hace más que pegar gritos de auxilio.

¿Qué hacer? Pues lo primero es buscar la llave y abrir la puerta, pero… ¿dónde está la llave? Y, ¿cómo abrir una cerradura de baño sin llaves en un caso de emergencia? Para eso estamos aquí, para darte las respuestas que necesitas, y para decirte que se puede abrir una puerta de baño sin la llave, más rápido de lo que podrías pensar.

Entendemos que es una situación que puede volverse alarmante, solo no olvides que en momentos como este siempre es bueno mantener la calma y prestar atención a las técnicas que te mostramos a continuación:

Lo primero que debes hacer

Por lo general, las cerraduras para baños o dormitorios cuentan con un botón de presión o un mecanismo de pasadores de giro en el interior. Es por ello por lo que tienes que:

  • Identificar qué tipo de cerradura es la que tienes.
  • Determinar cuál es el mecanismo de cierre. Si es botón de presión o pasadores de giro.
  • Observa si la parte exterior de la perilla de la puerta cuenta con un ojo en la cerradura en lugar de un orificio. En este caso, necesitarás un método para forzar la cerradura.

Ya realizados los procedimientos anteriores puedes poner en práctica alguno de los métodos que te mostraremos en las siguientes líneas. Cumple los pasos tal y como te lo indicamos para que evites causar daño tanto a la cerradura, como a tu integridad física.

Si la cerradura de tu baño es con seguro de botón

La mayoría de las cerraduras de baños son de seguro tipo botón, y si este corresponde a la cerradura que quieres abrir, entonces estás en el método indicado para ti. Seguro te resultará fácil porque ya estás familiarizado con el modelo.

En este caso, para poder abrir la cerradura sin llave, necesitarás de algún objeto que entre fácilmente por el orificio en el que se introduce la llave. Algunos de los objetos que puedes tomar en cuenta para hacer el trabajo son; un clip que sea fuerte y hayas estirado completamente, un cuchillo de punta afilada o una llave Allen.

  1. Inicia introduciendo la herramienta en el orificio de la cerradura. Tiene que ser de forma recta.
  2. Una vez que el objeto se encuentre dentro, debes empujar hacia adelante hasta que la cerradura se abra por completo.

No te desesperes si al primer intento no te funcionó. Recuerda que para realizar este proceso necesitas tener mucha paciencia. Si al principio no te salió, empieza de nuevo hasta que lo consigas.

Si la cerradura de tu baño tiene un seguro de giro

Si la cerradura de baño resulta ser de un seguro de giro, tienes que poner en uso otros tipos de objetos. Por lo general, se recomienda usar un destornillador de punta plana que debe ser muy pequeño y delgado para que pueda entrar y salir sin ningún tipo de problemas por el ojo de la cerradura.

  1. Inicia introduciendo el destornillador con mucho cuidado en el orificio que ya indicamos.
  2. Gira de izquierda a derecha en dirección contraria a las manecillas del reloj.

Si realizaste los pasos correctamente escucharás un pequeño sonido o un clic. Esto indica que el seguro se ha desbloqueado perfectamente.

Recuerda que para poder abrir este tipo de cerraduras debes aplicar mucho más fuerza y presión. Mantener la calma y no excederte en la fuerza es fundamental, ya que puedes dañar el mecanismo de la cerradura.

Si tu cerradura es con seguro de empujar y girar

En este modelo es común que la parte exterior del baño cuente con un pomo y ningún tipo de acceso al mecanismo de desbloqueo. Es por ello por lo que para abrirla se necesita de otras técnicas. Como es el caso de forzar el pestillo, lo cual funciona perfectamente. Puedes usar una radiografía, un cuchillo para untar mantequilla, una tarjeta plástica o un pedazo de botella o plástico que sea resistente.

Una vez que hayas buscado en casa y tengas a la mano el objeto a utilizar, debes realizar los siguientes pasos:

  1. Introdúcelo en el espacio que hay entre la puerta y el marco.
  2. Muévelo con fuerza en dirección a la cerradura hasta dar con el pestillo. Debes hacerlo de arriba hacia abajo hasta que la puerta se abra.

En estos momentos es recomendable utilizar una radiografía ya que, es mucho más flexible y puede llegar a lugares donde otros objetos no pueden.

Recomendaciones

Como pudiste darte cuenta, no todas las cerraduras de baños son iguales, pero aun así todas cuentan con un mecanismo para garantizar la privacidad, o un seguro. No obstante, en caso de emergencia la mayoría pueden ser forzadas. Solo considera lo siguiente:

  • Siempre es bueno recurrir a alguien en estos momentos. Una ayuda nunca está demás. Además, dos cabezas piensan mejor que una. Si no cuentas con los objetos que necesitas lo más probable es que la persona a la que recurras pueda ayudarte con eso.
  • Recuerda que si actúas sin pensar y terminas por forzar la puerta o la manipulas sin tener conocimientos, puedes generar grandes daños a la cerradura, a la puerta y a ti mismo. Por ello, se recomienda no actuar sin tener información de lo que puedes o no hacer.
  • Si las técnicas no te funcionan o no te sientes capacitado para aplicarlas por tu cuenta, recurre a un profesional, puede que tarde un poco en llegar a tu casa, pero, con certeza, podrá solucionar tu problema rápidamente y con el mínimo de riesgo.
  • Mantén siempre una llave escondida en un lugar de fácil acceso como un cajón, un armario o una gaveta en la mesa de la lámpara. Nunca sabes cuándo te llegará un momento de dificultad como estos y no está demás tener la precaución para estas circunstancias.
Comparte WWW.ManualCerrajero.COM