Cómo abrir una cerradura de seguridad sin cerrajero

Rate this post

Cómo abrir una cerradura de seguridad sin cerrajero

Te hallas ante una situación por demás común: olvido, pérdida o ruptura de la llave. Una ocasión que amerita la intervención de un profesional: el cerrajero. Pero posiblemente este profesional no está disponible en el momento en que se le requiere o puede resultar muy costoso

Sin embargo, abrir una cerradura sin la participación de un  cerrajero, aun cuando el cerrojo en cuestión sea de seguridad, es posible si se dispone de las herramientas adecuadas.

Los instrumentos para abrir cerraduras pueden ser adquiridos en cualquier tienda, física u online, dedicada al comercio de artefactos de cerrajería. También pueden ser elaborados aplicando un poco de ingenio y habilidad.

Aún más, es posible que la herramienta necesaria para abrir la puerta de tu casa o apartamento, una tarjeta de crédito, la lleves en tu bolsillo. Pero esta funcionará solo cuando a la cerradura no se le haya accionado el pestillo de seguridad.

Puedes abrir la puerta aplicando cualquiera de las siguientes técnicas, con:

  • Una tarjeta de crédito.
  • Un trozo de radiografía.
  • Unas ganzúas.
  • Un sistema bumping.
  • Un extractor de bombillos o bombines.

Tarjeta de crédito

Esta herramienta no amerita mayor explicación. Sin embargo, es de hacer notar que para estos menesteres debes usar solo aquellas tarjetas inservibles o que ya no necesites para tus operaciones comerciales.

Trozo de radiografía

Rigen para esta herramienta las mismas observaciones hechas para la tarjeta de crédito. El punto es que al usarlas para abrir cerraduras, pueden resultar dañadas.

En cuanto a la tarjeta de crédito y el trozo de radiografía hay que decir que solo serán útiles en aquellos casos en los que no se haya asegurado la cerradura.

Cuando la cerradura no ha sido asegurada, el pestillo puede ser fácilmente desplazado al introducir cualquiera de estas herramientas entre el borde de la puerta y el marco de la misma.

Ganzúas

Las puedes elaborar con materiales diversos, como por ejemplo un par de clips sujetapapeles, un par de pasadores de pelo o dos trozos de alambre delgado y resistente.

Sistema bumping

Es un sistema adoptado por los cerrajeros para facilitar el trabajo de apertura de puertas. Funciona eficientemente tanto en cerraduras comunes como en cerraduras de seguridad.

En su forma más básica, el sistema bumping está constituido por un conjunto de llaves de diferentes formas y tamaños, las cuales se ajustan a todo tipo de cerradura. Funcionan prácticamente como las conocidas llaves maestras.

Tanto en tiendas físicas como online es posible adquirir la serie de llaves y martillos de goma especialmente diseñados para trabajar en conjunto con estas; aunque los modelos más simples de estos dispositivos pueden ser elaborados de forma artesanal.

Abriendo las cerraduras de seguridad

  1. Con ganzúas: es tal vez una de las maneras más complejas de abrir cerraduras, sin importar su nivel de seguridad.
  • Introduce el forzador en la ranura de la llave, haciendo un poco de presión en el extremo en el sentido de las agujas del reloj.
  • Inserta la ganzúa hasta el fondo de la cerradura y extráerla lentamente raspando los pernos y prestando atención a los clics que generan al desplazarse.
  • A cada clic que percibas, haz un poco de presión sobre el forzador para evitar que el perno se devuelva; repite el procedimiento hasta lograr abrir la cerradura.

¿Cómo elaborar las ganzúas para abrir la cerradura?

Elaborar las ganzúas con cualquiera de los materiales ya mencionados no entraña mucha dificultad. Si eliges usar dos clips sujetapapeles, procede de la forma siguiente:

  • Enderezarlos hasta dejarlos totalmente lisos.
  • Uno de los alambres te servirá como forzador o herramienta de torsión. Este deberás doblarlo a la mitad, procurando cerrarlo totalmente. En el extremo cerrado haz un doblez  en L de aproximadamente entre 1 cm y 1,5 cm.
  • El otro alambre hará las veces de ganzúa. Dóblalo en L y en el extremo más largo haz una pequeña curvatura de 5 a 7 mm.

En caso de que decidas usar para tus ganzúas pasadores de pelo o alambre fino, el proceso de su elaboración es similar al aplicado a trabajar con los clips.

  1. Con la técnica bumping: requiere un poco de destreza, por lo que debe dedicarse algo de tiempo a su práctica.
  • Se introduce la llave maestra o bump en la  cerradura, dejando algunos de sus dientes afuera.
  • Con el mango de goma de un destornillador o con el martillo especial para la práctica de esta técnica, se golpea la cabeza de la llave mientras se hace un movimiento rápido hacia ambos lados.
  • Cuando se aplica la técnica correctamente, la cerradura cede con facilidad. Aunque debe hacerse referencia a una pistola de percusión que realiza esta acción con mucha efectividad y que puede adquirirse junto con las llaves.

Extractor de bombillos o bombines

Hasta acá hemos hablado de técnicas que permiten conservar íntegramente intacta la cerradura. No obstante, existe un método rápido y eficaz que funciona con tornillos especiales y un extractor de bombines.

Su uso tiene como consecuencia negativa el hecho de que provoca el deterioro de la cerradura, lo que obliga a reponer una nueva, dando como resultado el incremento de la inversión económica en la solución del problema.

  1. Con un extractor de bombines: posiblemente la forma más fácil, pero a la vez la más destructiva y costosa.
  • Con un taladro, se introduce un tornillo de tamaño adecuado en el cilindro o rotor del bombín.
  • Se inserta la cabeza del tornillo especial en el extractor de bombines.
  • Con una llave de carraca o con un alicate de presión se toma la cabeza del extractor y se hace girar hasta que el cilindro se desprenda del bombín.
  • La cerradura abrirá sin ningún problema, puesto que ha sido despojada de su mecanismo de seguridad.

La intención de este artículo es puramente didáctica. La puesta en práctica con fines ilícitos de las técnicas aquí descritas acarrea consecuencias legales, puesto que se está infringiendo la ley.