Cómo abrir una cerradura rota

Cómo abrir una cerradura rota

Cuando la cerradura de nuestra puerta llega a romperse, sabemos que difícilmente podremos continuar usándola, lo que nos obliga a pensar en sustituirla. Pero, si la puerta está cerrada y la cerradura rota está puesta, lógicamente debemos abrirla primero para poder retirarla y reemplazarla.

Para lograr abrir una cerradura en estas condiciones, es importante contar con las herramientas necesarias para tal acción.Por suerte, acá traemos algunas recomendaciones donde te explicamos cómo abrir una cerradura rota y cuáles herramientas ayudan en el proceso.

Utiliza un taladro

Un taladro es una buena opción para intentar, en última instancia, abrir nuestra cerradura rota. Y decimos en “última instancia” porque es una técnica agresiva, que dejará inservible la cerradura, esto por si había posibilidad de repararla.

Para la aplicación solo necesitamos tener a disposición: un taladro, un destornillador de punta plana, varias brocas y lubricante para metales.

  1. Al tener los materiales mencionados, debes proceder a aplicar en la entrada de la cerradura una gran cantidad de lubricante para humectar el mecanismo interno.  Intenta que el lubricante salga al lado posterior para garantizar mejor el empapado.
  2. También se debe lubricar la broca que se le colocará al taladro, de manera que todo esté lo suficientemente lubricado para evitar saltos de residuos de metal. Además, el aceite en la broca evitará el recalentamiento.
  3. Una vez que hayas pasado el ciclo de lubricación, debes proceder a dirigir la punta de la broca en la ranura de la cerradura y encender el taladro.
  4. Debes empujar a medida que taladras para llegar hasta el fondo de la cerradura para perforar y destruir los pistones de seguridad.
  5. Como último paso, inserta un destornillador del tamaño del agujero creado, empújalo hasta el fondo y muévelo como si trataras de abrir la puerta. Este movimiento alineará los elementos que han sido taladrados y con el giro la puerta abrirá.

Utiliza cincel y martillo

Como la cerradura se encuentra rota, la idea es utilizar el cincel y el martillo para abrir la puerta.

Quizás parezca una solución muy violenta, pero hay que acudir a ella para resolver el problema. Además, si la cerradura está rota y no acciona para nada, de igual forma no volverá a funcionar, así que con ayuda de un cincel y un martillo trataremos de despegar el cilindro.

  1. Se coloca el cincel en el ojo de la cerradura.
  2. Con el martillo se debe golpear fuertemente el cincel. Este proceso se debe realizar varias veces hasta que el cilindro de la cerradura salga por el otro extremo.
  3. Una vez que se despegue el cilindro se podrá abrir la cerradura.

Desarma y retira la cerradura

Si al hablar de cerradura rota, nos referimos exactamente a que el mecanismo ha perdido explícitamente alguna de sus piezas, entonces podemos pasar a aplicar esta solución.

Claro que esta técnica se hace más fácil de aplicar en cerraduras de las puertas para interiores que generalmente son de pomo o perilla. También en cerraduras de barra que no están soldadas.

Lo que se necesita para proceder al desarmado es un destornillador o dos, que se ajusten la tamaño y tipo de tornillos.

Para empezar:

  • Se retiran los tornillos que sujetan la perilla, estos se encuentran cerca de la base de la perilla.
  • Luego, se retira el pomo y con mucho cuidado se procede a remover la cerradura de la puerta extrayendo los tornillos a través del agujero en el borde.

Quizás el problema de ruptura que posee la cerradura sea interno lo que obligaría a desarmarla por completo. Si deseas, puede con más detenimiento hacerlo, pero lo más recomendable es que la sustituyas por una nueva.

  • Una vez retirada la cerradura se puede abrir la puerta con solo halar o empujar hacia la zona de apertura .

Es recomendable realizarle mantenimiento a las puertas y cerraduras, de esa manera evitamos su deterioro y garantizamos su buen funcionamiento. Además, permite determinar si algo en nuestras cerraduras va mal, para así poder actuar rápidamente ajustando lo necesario para su buen funcionamiento.

Utiliza el movimiento palanca

A veces decimos que una cerradura está rota cuando se ha dañado completamente el elemento de apertura. Por ejemplo, que se haya partido el pomo o que el cilindro se haya desprendido de su elemento, de modo que gire sin generar resultados.

En este punto solo nos queda una opción, y esa es forzar el pestillo o resbalón. Y, el método de la palanca, es una técnica que bien nos puede ayudar a mover de su puesto al pestillo y mantenerlo dentro de la cerradura mientras abrimos.

Este método consiste en utilizar como apoyo alguna herramienta, que bien puede ser una tarjeta, un cuchillo o un destornillador. En este caso nos basaremos en el uso de un cuchillo para la explicación.

El cuchillo ideal para utilizar es uno para untar mantequilla o mermelada porque tienen buena resistencia y flexibilidad. Además de que no tienen filo, así que no representa peligro.

  1. Debemos ubicar la pestaña de la puerta, justo donde sucede el cierre.
  2. Tomamos el cuchillo o destornillador e introducimos la punta por la pestaña, buscando siempre al pestillo.
  3. Inclinamos un poco la herramienta y hacemos presión para mover el pestillo.
  4. Cuando notemos que el pestillo está moviéndose, recurrimos a realizar palanca. Sin dejar de empujar para enganchar bien entre el cerradero y el pestillo.

Una vez que el cuchillo se interponga entre el pestillo y la placa, continúa con la palanca y este se moverá hasta la cerradura, dejando la puerta abierta. 

Llama a un cerrajero

Si aun realizando alguna de las técnicas que te recomendamos no llegas a resolver la situación, lo mejor será llamar a un cerrajero. Son profesionales en la materia y ¿Quién mejor que un experto para ayudar a resolver el problema?

No olvides que lo que aquí mostramos son solo opciones para resolver en casos de emergencias personales. No uses ninguna de las técnicas aquí expuestas para irrumpir en propiedades ajenas o cometer actos delictivos. Recuerda que cometer esas acciones te puede meter en líos legales que podrían llevarte a la cárcel.

Comparte WWW.ManualCerrajero.COM