Cómo abrir una chapa Hermex

Cómo abrir una chapa Hermex

No podemos elegir cuándo es el mejor momento para que una chapa se dañe. Por eso, generalmente esta situación ocurre en el momento más inoportuno, y estamos seguros de que estás de acuerdo con nosotros en esto.

Pero lo que sí podemos es elegir qué marca de chapa colocamos en nuestras puertas, considerando siempre la seguridad como premisa. Y, entre tantas marcas a elegir, tenemos a Hermex; una empresa mexicana que forma parte de uno de los conglomerados más grandes de América.

Pero como seguro sabes, las chapas son mecanismos y como tal pueden fallar, principalmente por falta de mantenimiento o por simple deterioro. Así que aunque tu chapa sea Hermex, puedes encontrarte con que un día no la puedas abrir, y ¿cómo abrir una chapa Hermex?

En las siguientes líneas te mostramos algunas técnicas:

Abriendo con cuchillo

Si la que debemos abrir se trata de una chapa con resbalón, podemos usar un cuchillo. Solo necesitamos tener como herramienta un cuchillo resistente que no vaya a romperse al ser doblado.

Es importante entender que no podremos realizar esta técnica si la que tratamos de abrir es una chapa que no corresponde a un modelo simple y, además de eso, está cerrada con llave.

Habiendo comprendido eso, toma el cuchillo y a abrir esa chapa:

  • Entre la puerta y el marco queda una pequeña línea de apertura que se mantiene por todo el borde de la puerta. Si tu puerta no lo tiene sellado, debes introducir el cuchillo por ese espacio, ya que específicamente aquí se encuentra el resbalón.
  • Debes ubicar el cuchillo a unos pocos centímetros por encima del lugar donde se encuentra el resbalón de la chapa.
  • Bajas el cuchillo por la rendija hasta tocar al resbalón. Este último posee una parte chaceada, y es específicamente allí donde ubicarás la punta del cuchillo para que este se cuele en el cerradero y lograr que el resbalón retroceda.
  • Lo siguiente es hacer palanca con el cuchillo empujando el resbalón hacia la puerta. Al lograr esto abrirá la chapa.

Es importante que no intentes realizar esta técnica con un cuchillo frágil, viejo o gastado, porque si se rompe, puede causarte algún daño físico. Si no tienes un cuchillo que cumpla con las características mencionadas, puedes utilizar alguna herramienta que te permita abrir tu chapa manteniendo tu integridad, como un destornillador de pala delgado, o una espátula metálica resistente.

Usando tarjeta plástica

La tarjeta plástica es conocida como una técnica eficiente y fácil de usar, además de que no existe riesgo al usarla; ni para la chapa ni para quien la manipula.

En cuanto a la metodología, esta técnica es muy parecida a la anterior, y de igual manera, es importante que la chapa no tenga llave pasada para que el método pueda ser aplicable y efectivo. Así que si tu puerta tiene una chapa de seguridad con llave pasada, intenta con otro método. 

  • Para este caso, toma la tarjeta de forma vertical e insértala por la ranura que se crea entre la puerta y su marco.
  • Empuja la puerta con el cuerpo mientras introduces la tarjeta, cuando sientas que el resbalón empieza a moverse realiza el movimiento de inclinar la tarjeta hacia la posición de la puerta.
  • Si la chapa tiene manija o pomo, es en ese momento cuando debes aprovechar para girarlo, probablemente no abra la puerta pero este movimiento permite que la tarjeta se incruste mejor, lo que acelerará el éxito en la aplicación de la técnica.

Usando ganzúa

No podemos dejar pasar el uso de ganzúa. Pues aunque sea una técnica profesional para abrir chapas, es una excelente opción para aquellos casos de extravío de llaves.

Y no vale pensar que no puedes lograrlo solo porque es una técnica para profesionales. La verdad es que si practicas un poco, puedes abrir la chapa Hermex sin ser un especialista ¡No dudes de tus habilidades!

Para abrir la chapa con ganzúa necesitaremos un kit, que puedes conseguir a través de internet. En él viene un gancho o ganzúa y una herramienta que se emplea en conjunto; es conocida como llave de tensión.

La llave de tensión tiene la finalidad de dar estabilidad a la ganzúa mientras se emplea y de ayudarnos a girar el cilindro de la chapa (más importante en chapas que no contienen manilla).

  • Comenzaremos trabajando con la llave de tensión, introduciéndola por el ojo de la chapa.
  • La colocamos en la parte baja del orificio,giramos en sentido de las agujas del reloj manteniéndola hasta donde ceda el cilindro.
  • Introducimos la ganzúa y hacemos movimientos con ella para empujar hacia arriba el primer pin del mecanismo interno; hasta que haga un clic con el que indica que ya se encuentra estable para continuar con el pin que sigue.
  • Cuando hayamos estabilizados todos los pines, el cilindro cederá a la presión que hemos estado aplicando con la llave de tensión y eso abrirá la chapa.

Si tu urgencia no te permite adquirir un kit de ganzúa, no te preocupes, hay maneras de sustituir las ganzúas, por ejemplo: con clips para papel.

En este caso, tomamos un par de clips y los desenrollamos. A uno le damos forma de L para usarlo como llave de tensión, mientras que al restante le dejamos una parte alargada que usaremos como punta de la ganzúa, para luego aplicar el mismo procedimiento explicado con la ganzúa.

Desarmando la chapa

Si hemos tenido más de un intento fallido, podemos tomar una medida desesperada. Y esta es: desarmar la chapa.

Cabe resaltar que este método es aplicable para  chapas de bajo nivel de seguridad que dejan tornillos a la vista.

Para poder aplicar esta técnica es importante contar con el destornillador que se ajuste al tipo de tornillo que posea la chapa. No debemos improvisar con destornilladores muy pequeños u otros objetos que puedan complicar la labor o dañar la chapa.

Los pasos para abrirla, en este caso, consisten en hallar los tornillos visibles y retirarlos, extrayendo consecutivamente los tornillos que aparezcan en cada etapa.

Comparte WWW.ManualCerrajero.COM