Cómo abrir una puerta de baño

Cómo abrir una puerta de baño

A las puertas de baño se les suele considerar como una de las más inseguras y de hecho sí que pueden serlo. Ya que generalmente, las puertas para estos espacios utilizan cerraduras bastante sencillas por lo que este tipo de puertas son fáciles de abrir.

Pero cómo no, si los baños usualmente se encuentran dentro de otro espacio, como un dormitorio y no requieren una cerradura de barra ni cualquier otra de mayor complejidad.

Pero si atraviesas por una dificultad en la que necesitas abrir una puerta de baño, lo expuesto en el párrafo anterior resulta de mucha ayuda. Además, aquí, te mostraremos detalladamente varias técnicas de cómo abrir una puerta de baño.

Qué debemos hacer antes de abrir una puerta de baño

Hay muchas situaciones por la que podemos abrir una puerta de baño, desde la mas sencilla que viene aunada a una necesidad natural hasta la más compleja, que puede estár ligada a una emergencia porque alguien se quedó encerrado dentro o sufrió algún accidente.

Sea cual sea el caso la principal forma de abrir una puerta de baño es girando el pomo o la manija o utilizando la llave. Pero de acuerdo con los casos expuestos, al imaginarnos una emergencia relacionada con una puerta de baño, lo primero en lo que pensamos es en utilizar la llave. Pero la verdad es que las llaves de baños nunca están a la mano en estos casos.

Como son de poco uso, generalmente están guardadas en un lugar especial y pocas veces se tiene a la mano cuando se necesitan. Así que cuando ocurren incidentes en el baño la primera opción es derribar la puerta. Y romper la cerradura.

Pero antes de realizar esto, así como antes de abrir una puerta de forma forzada, lo mejor es ser precavidos y tener una llave cercana a la puerta del baño, para evitar este tipo de situaciones. Y, si toca abrirla con métodos alternos, debemos tener en cuenta el tipo de cerradura que posee la puerta para aplicar el más adecuado a ella.

Tipos de cerraduras en puertas de baño

Las puertas de baño, en general, pueden tener dos tipos de cerradura; de pomo y de manija y los seguros suelen ser de botón y las de seguro giratorio. Estas últimas pueden ser un poco más difíciles a la hora de abrirlas.

Las de seguro de botón son las más usadas; en estas el seguro se activa al presionar un botón que se encuentra en medio de la manija de la cerradura. Mientras, las de giro, se activan presionando y girando el mecanismo.

Así, en ambos casos, al activar el seguro y cerrar la puerta tenemos una puerta de baño muy bien cerrada. Para abrirlo, estando en el interior, retiramos el seguro o simplemente giramos la manija. Desde afuera, utilizamos la llave.

Métodos para cerradura de botón

La primera opción es introducir un objeto o herramienta por el ojo de la cerradura, o el lugar de entrada de la llave. Tenemos muchas opciones, entre ellas: un cuchillo, un clavo, una llave Allen, clip para papel, horquillas de cabello, alambres, ganzúas. Todos deben caber por el ojo de la cerradura.

  • Debemos acondicionar la herramienta en caso que lo amerite. Si se trata de un clip, alambre o gancho para el cabello tenemos que des-doblarlo, que quede de la manera mas recta y crear un angulo de 90 grados en una de las puntas.
  • El próximo pasó en introducir la herramienta ya lista por el ojo de la cerradura.
  • Debemos meter la herramienta lo más posible, hasta que escuchemos un leve sonido como un chasquido, esto indica que el sistema de la cerradura se ha desactivado.

El sistema interior consta de una pequeña barra que activa o desactiva la cerradura dependiendo de su manipulación, el movimiento que hemos hecho anteriormente ha movido esta barra dejando la cerradura abierta por lo que ahora solo debemos girar el pomo para que la acción esté totalmente realizada.

Métodos para cerradura con giro

En este caso desactivaremos su seguro, con un destornillador de pala o punta plana para lograr abrir la cerradura. Tomando en cuenta que debe ser un destornillador pequeño y fino capaz de entrar por el ojo de la cerradura.

  • Una vez insertado el destornillador, realizaremos un movimiento giratorio contrario al de las agujas de reloj, es decir de izquierda a derecha. Al igual que en el tipo de cerradura de botón, debemos estar atentos al sonido que nos indica que la cerradura se ha desbloqueado para girar el pomo y abrir la puerta.

Como habíamos mencionado anteriormente, estas cerraduras son un  poco más difíciles de forzar que el otro tipo, por lo que si no logramos abrir la puerta al primer intento, podemos intentar varias veces aplicando presión y fuerza hasta lograrlo.

Claro, es importante limitarse en cuanto al uso de la fuerza, pues si realizamos un trabajo con fuerza y presión excesiva, podemos dañar la cerradura, la herramienta o a nosotros mismos.

Métodos aleatorios

La siguiente sección puede ser usada para abrir los diferentes tipos de cerraduras de puertas de baño existentes:

Usando una tarjeta plástica

La utilización de tarjetas plásticas para abrir puertas es muy común. Muchos comentan sobre usar tarjetas de crédito, nosotros le recomendaremos usar una tarjeta que posea menos valor, porque puede deteriorarse o quedar inutilizable después de realizar esta técnica.

La finalidad de este método es introducir la tarjeta plástica por la ranura de la puerta y sacar el pestillo, que es la parte de la cerradura que la mantiene cerrada.

  • Colocamos la tarjeta en el espacio que queda entre la puerta y el borde de madera y bajamos hasta el pestillo.
  • Para poder hacer que el pestillo salga de su lugar, debemos introducir la tarjeta en el hueco donde este se encuentra y, hacer palanca, inclinando la tarjeta hacia la puerta sin dejar de hacer presión.

Para este método también podemos utilizar una radiografía, un cuchillo u otra herramienta que creamos que pueda ser capaz de cumplir con el objetivo de abrir la puerta.

Comparte WWW.ManualCerrajero.COM