Cómo abrir una puerta de madera hoy mismo

Manual Cerrajero
Manual Cerrajero

Cómo abrir una puerta de madera 

Las puertas de madera son las más sencillas de abrir. Generalmente, son utilizadas para habitaciones y baños por ser uno más de los elementos decorativos dentro de la casa. Sin embargo, ninguna de ellas escapa de trabarse o quedar cerradas con seguro, por lo que necesitas conocer algunas técnicas para volver a abrirlas sin tener que llamar a un cerrajero experto y pagar caro por sus servicios.

¿Quieres saber cómo abrir una puerta de madera empleando sencillos trucos? 

Pues bien, ahora te mostraremos una guía útil y súper práctica con la que, poniendo en marcha una serie de consejos, lograrás hacerte un profesional en el arte de la cerrajería. 

Técnicas para abrir una puerta de madera

Aunque hay puertas más resistentes y seguras como las fabricadas a base de metal, las de madera destacan como una de las favoritas por ser bonitas. Pero, ¿qué puedes hacer cuando quedan trabadas o cerradas con seguro? Pues, hay una serie de técnicas que puedes emplear para volver a abrirlas. Y aquí, algunas de ellas:

#1. Utiliza un gancho o clic

El gancho o el clic es un instrumento ideal para poder abrir una puerta de madera. De hecho, puedes conseguirlo en cualquier lugar dentro de la misma casa. La técnica es bastante sencilla, así que solo tendrás que desdoblarse hasta dejarlo bien recto. 

Luego, introdúcelo por el ojo de la pequeña cerradura hasta el fondo. Ahora, tendrás que girar el pomo de la puerta y listo… tendrás nuevamente tu puerta de madera abierta.

#2. Intenta con un clic y una barra de tensión

Si el cerrojo es sencillo, fácilmente se puede abrir con la ayuda de un clic. Pero si la puerta, aunque de madera, es mucho más moderna, requerirán de utensilios extras. Si es tu caso entonces necesitarás adicionalmente una llave Allen muy fina.

Primero que nada, introduce la llave Allen por el cerrojo de la puerta. Hazlo como si la herramienta fuera una llave y gira. Cuando veas que no puedes girar más, entonces haz presión, pero sé cuidadoso de no romper la cerradura. 

Luego, introduce el clic lo más que puedas justo al lado de la llave Allen. Mueve de un lado a otro el clic hasta que no sientas ningún obstáculo (o pin) que impida el paso. Sigue introduciendo el objeto junto con la llave.

Saca el clic y vuelve a meterlo por el cerrojo y volverás a encontrar el obstáculo que ya hemos mencionado. Vuelve a mover el alambre hasta que ya el mismo obstáculo se haya retirado. La llave Allen también se moverá un poco más.

Vuelve a intentarlo las veces que sea necesario hasta que la puerta termine por abrir.

#3. Abre la puerta de madera con cuchillos de mantequilla

Introduce el cuchillo de mantequilla entre el marco de la puerta y la puerta en sí misma, justo por donde está el cerrojo, preferiblemente en el lugar en el que se encuentra el resbalón. 

Trata de ubicar el pestillo con la punta del instrumento y una vez que lo hayas logrado haz presión.

La intención es poder guardar el pestillo hacia el lado de adentro de la puerta si quieres abrirla. Trata de hacer movimientos desde varios ángulos, aunque lo que se recomienda es palanquear hasta lograr tu cometido con el pestillo y liberar el bloqueo de la puerta.

#4. Solo desmonta la cerradura

Se trata de una técnica infalible, pero lo mejor es que es demasiado sencillo. Una vez que lo hayas logrado podrás abrir la puerta. Después, tendrás que volver a armar y listo.

Consideraciones

Abrir una puerta de madera es demasiado sencillo. Tanto que puedes aplicar la técnica en cualquier lugar. Si ya has aprendido a hacerlo como un profesional, trata de llevar a cabo el procedimiento en casos de emergencia.