Cómo abrir una puerta metálica

Cómo abrir una puerta metálica

Si llegaste a este texto es porque tienes un problema con tu puerta metálica, y no te has equivocado puesto que nosotros sabemos cómo abrir una puerta metálica.

Aunque desde ya te decimos que abrir una puerta de este tipovaría de acuerdo a su cerradura. Porque, por lo general, son de mayor complejidad que las cerraduras de las puertas de madera.

Eso, si quieres cuidar el estado físico de la puerta, porque si no el asunto es mucho más sencillo. Con solo utilizar herramientas agresivas, la puerta estará abierta en un santiamén. Pero trataremos de evitar eso si el caso no es de extrema urgencia. Recuerda que una puerta dañada es un gasto extra que probablemente no está en tu presupuesto.

llaves doble paletas - cómo abrir una puerta metálica

¿Qué herramientas utilizar?

Es necesario tener mayores conocimientos y un poco más de práctica para obtener buenos resultados, de manera que cuando tengamos algún inconveniente con una puerta metálica y, debamos abrirla bajo otro mecanismo, sepamos qué hacer.  Abrir una de estas puertas pudiera parecer imposible, pero no es una tarea irrealizable, con un poco de conocimiento en la materia y las herramientas necesarias, seguro conseguirás abrirla.

Como ya mencionamos, el mecanismo de seguridad que poseen las puertas metálicas en sus cerraduras, son más precisas, sin embargo, para lograr su apertura sin llaves debes notar si solo está cerrada o si tiene pasado el seguro o alguna vuelta de llave. A esto último se le atribuye lo complejo del asunto, pues las técnicas y las herramientas no son las mismas.

Las técnicas a continuación van de las simples a las más complicadas y detallarán los casos en los que pueden ser utilizadas con las herramientas necesarias.

candados antiguos y llaves - cómo abrir una puerta metalica

1. Tarjeta de crédito

En esta técnica no solo es válida una tarjeta de crédito, también puedes utilizar una botella plástica, al igual que una radiografía. De la última es ideal extraer un pedazo, en forma de rectángulo. Pero antes debes saber que todo esto solo funcionará si la cerradura no tiene el seguro de la llave pasado.

  1. Para la ejecución, deberás tomar la tarjeta e introducirla en el espacio existente entre la puerta y el marco.
  2. Trata de dejar un pequeño espacio, por lo menos de unos 20 centímetros, por encima de la cerradura.
  3. Luego, baja la tarjeta con un poco de fuerza, pero, al mismo tiempo, con mucho cuidado para no sacarla.
  4. Cuando sientas la tarjeta un tanto apretada, sácala solo un poco, al mismo tiempo que empujas con fuerza hacia adentro. De esta manera, la tarjeta se posicionará entre el marco de la puerta y el pasador.

Recuerda: al empujar haz fuerza presionando el pasador para hundirlo y poder abrir por completo.

Pero si no te resulta de esta manera, porque la tarjeta o radiografía se atasca mucho. Solo lubrica un poco el espacio del pasador y el marco de la puerta, eso facilitará la entrada de tu material plástico.

2. Técnica de la gazúa

Esta técnica segura ya la has escuchado, es una estrategia que se lleva a cabo gracias a unas palancas pequeñas que traen consigo en sus extremidades un garabato que ayuda a liberar los pasadores de la cerradura.

También contiene otra herramienta en forma de L que ayudará a hacer presión en la parte posterior de la cerradura para agilizar el proceso.

Aunque, por lo general, no contamos en casa con un kit de estas herramientas, se pueden fabricar de forma casera. Para ello, solo necesitas alambre, clips o gancho para el cabello.

  • Para la palita con la figura en la punta, extendemos uno de los clips (si es que estos fueron los materiales elegidos) y le formamos en la punta un gancho, de manera que podamos alcanzar y estimular los pasadores de la cerradura.
  • El otro material (alambre o clips) lo estiramos y doblamos al punto de formar una L, tal como lo precisamos anteriormente.

Ahora bien, a este punto podemos proceder a aplicar nuestra técnica:

  1. Introduce la herramienta en forma de L, colócala en la parte inferior de la cerradura haciendo presión hacia abajo.
  2. Al mismo tiempo, introduce la otra herramienta y con ella trata de alcanzar los pasadores.
  3. Realiza movimientos continuos hasta lograr alinearlos y soltarlos. Y… ¡ya! Puedes abrir la puerta.

Es importante mencionar que la precisión y la buena ejecución de la técnica son destrezas que debes juntar para obtener un resultado favorable, ya que su elaboración requiere de mucha concentración y agilidad.

3. Llave bumping

Este tipo de llave es conocida también como llave maestra o universal. Es una llave que posee unos dientes perfectamente limados en una posición mucho más baja que las llaves comunes. Para su uso suelen introducirse en el orificio de inserción de la llave de la cerradura y con ayuda de un martillo, se golpea firme y fuertemente. Con este golpe saltan los pistones liberando así la cerradura.

Tanto las llaves bumping como las ganzúas, son herramientas que por lo general solo poseen los cerrajeros, pero no es motivo para no ser utilizadas por quienes las necesite. Además, dado que a veces es complicado conseguirlas, al igual que las ganzúas también podemos fabricar nuestra propia llave universal.

Si estás dispuesto a utilizar este método y no tienes la llave, solo necesitas realizar lo siguiente:

  1. Busca una llave que ya no uses pero que puedas introducir sin problema en la cerradura, lima cada diente lo más que puedas, hasta dejarlos alineados.  Con eso tienes tu llave maestra.
  2. Para su uso solo introduce la llave en la cerradura y golpea con un martillo, preferiblemente de goma. Si no tienes uno puedes utilizar un mazo, una piedra o cualquier material pesado; solo trata de precisar el golpe, de lo contrario dañarías el mecanismo de la cerradura.

Cualesquiera de estas técnicas pueden ayudarte a abrir una puerta metálica, pero todo está en la manera de proceder y en las herramientas a utilizar. Debes recordar que la complejidad para abrirlas depende de la disposición que tengas por mantener intacta la puerta porque si tienes una urgencia puedes usar un disco de corte, una sierra, taladro, etc.

Comparte WWW.ManualCerrajero.COM