Cómo-arreglar-CERRADURA-que-no-abre

CÓMO ARREGLAR UNA CERRADURA QUE NO ABRE

Cómo arreglar una cerradura que no abre

Múltiples factores pueden puede hacer que una cerradura deje de funcionar correctamente, incluso, el hecho de que no abra no significa siempre que esté completamente dañada o rota, a veces la solución es bastante sencilla y tan solo se requiere tener las herramientas necesarias y un conocimiento previo para poder solventar el problema con nuestras propias manos y así evitar llamar a un cerrajero.

Como todo trabajo, la cerrajería también es todo un arte a admirar, no creas que esta labor es sencilla del todo, pero sí que tiene sus truquillos para poder entenderla, y en dado que caso de que se te presente algún problema con las cerraduras de tu casa u trabajo, en este artículo aprenderás a “Cómo arreglar una cerradura que no abre”. ¿Quieres saber de qué trata? ¿De qué métodos estamos hablando? Pues nada, vamos a ello.

¿Por qué las cerraduras dejan de abrir?

Cómo te comentamos en un principio, no todas las cerraduras llegan a durar mucho tiempo, con el pasar de los años estas pueden ir presentando detalles que a la final harán que en el momento menos esperado la cerradura deje de abrir.

Lo cierto es que algunas de las razones por las que suceden estos casos, es que se ignoran ciertos puntos importantes al momento de usar las cerraduras, creemos que, con solo tenerlas instaladas en las puertas, gavetas, escritorios, armarios y demás, estás no necesitan de más nada, y bueno, la verdad es que no es así.

Conoce cuáles las diversas razones por las cuales una cerradura no abre:

  • Olvidar que las cerraduras necesitan un mantenimiento cada cierto tiempo, hará que con el tiempo estás se comiencen a trabar y hasta oxidar.
  • El cerrar fuertemente las puertas, gavetas, o cualquier lugar donde se tenga una cerradura va a terminar haciendo que estas se desencajen y no estén alineadas del todo bien, a consecuencia de ello cuando se intente abrir la cerradura esta no trabajará con normalidad.
  • Otra de las razones más comunes y que suele pasar muy a menudo, es intentar abrir una cerradura con una llave que esta vencida y al ejercer la ligera presión para abrir, está termine cediendo por completo y se parta por dentro.
  • Otra opción, un poco fuera de lo común pero que puede aun así pasar, es que por dentro de la cerradura se encuentren restos de virutas de metal o arena y no tengas ni la más mínima idea de ello (estos casos suelen ser hechos por bromistas) y algo tan fino como este material hace que se trabe la cerradura y su funcionamiento no sea perfecto, los pistones no podrán alinearse con normalidad, por lo que necesitarías desmontar toda la cerradura y realizarle un mantenimiento.

Como puedes observar, son distintas las formas en que una cerradura necesita ser reparada para que funcione correctamente, si tu cerradura está fallando y ni siquiera abre, intenta tomar atención a todas esas razones y evítalas para que en futuro la cerradura no vuelva a dañarse y su duración sea más larga.

5 técnicas para arreglar una cerradura que no abre

Si la cerradura no presenta un problema tan complejo, puedes probar con las siguientes técnicas que a continuación te comentaremos, la mayoría son muy fáciles y no requieren de mucho tiempo, por lo general tan solo necesitas tener a la mano todas las herramientas necesarias y seguir paso a paso cada una de las indicaciones para que todo salga perfectamente. Bien, estás son las 5 técnicas para arreglar una cerradura que no abre:

  1. Lubrica la cerradura: una de las causas principales en que la cerradura se trabe es la falta de lubricación, pero ojo, no debes aplicar cualquier tipo de aceite, ni de comer, ni de carro u cualquier otro, debes comprar uno que sea específicamente para cerraduras, y esto ¿A qué se debe? Es sorprendente, pero a través del ojo de la cerradura puede colarse fácilmente el polvo, y si le aplicas un aceite que no es para cerraduras, eventualmente todo el polvo y virutas que entre se quedará pegado a todo el mecanismo y pistones de la cerradura haciendo que finalmente deje de abrir.

¿Qué harás? Comprar un spray de polvo de grafito (puedes conseguirlo en las ferreterías o cerrajerías) y aplicarlo a través del ojo de la cerradura para que así se lubrique cada costado y cuando vuelvas a probar con la llave, ahora si abra con normalidad.

  • La cerradura se trabó con un trozo de llave: bastante común y tiene su solución. Si tienes suerte y la llave partida sobresale un poco de la cerradura, con la ayuda de unas tenazas o un alicate tómala desde la punta con mucho cuidado, sin hacer presión hacía dentro jálala hacia afuera. Ahora, si el trozo no sobresale, pero alcanzas a ver un poco de la llave, puedes taladrar con una mecha muy fina solo la parte superior del trozo de la llave (introduciéndola con mucho cuidado por el ojo de la cerradura), tan solo déjale una pequeña marca para que puedas arrastrarla hacia afuera con cuchillo fino.
  • Problema con el pestillo: esta es una de las partes muy importantes al momento de abrir una cerradura, y por ello debe estar completamente bien instalada, es por ello que anteriormente te cometamos que las cerraduras suelen verse afectadas con los fuertes golpes al cerrarlas de un tirón. Si esto se hace repetidas veces lo que pasará es que se desalinee la cerradura. El procedimiento para chequear esto es muy sencillo, lo que tendrás que hacer es revisar el marco, y si lo ves movido, ajústalo correctamente; los tornillos que sujetan el cilindro son muy importantes y si estos se aflojan o sueltan la cerradura no va a abrir como debería, se trabara e incluso se sentirá que se queda pegada, por lo que deberás ajustar cada uno de los tornillos y dejarla bien sujeta.
  • Revisa las bisagras de la puerta: otro problema que se suele ignorar son las bisagras, pues como están por fuera de la cerradura a veces no pensamos de a primeras que este podría ser un problema para que la cerradura abra correctamente. Si las bisagras están mal puestas, están salidas o mal alineadas (porque suelen ser 3 o 4) se presentarán problemas para abrir la cerradura y se sentirá como si estuviera trancada.
  • Problema con la llave: por último y no menos importante, y aunque no se trate directamente como un problema en la cerradura, sí que puede ser una de las opciones por las cuales no se pueda abrir, y ¿Esto a que se debe? Si la llave entra, pero no gira e incluso cuesta para sacarla de nuevo de la cerradura, inmediatamente debemos sacar una copia, ya que la que estamos usando puede estar desgastada o sea una copia mal hecha.

Como puedes apreciar, estas son 5 técnicas bastante sencillas de ejecutar y que además no requiere ser un cerrajero experto que venga al hogar y nos saque del apuro. Observa tu cerradura e intenta posteriormente con los diversos métodos para ver si logras darle solución; ahora si notas que el problema de la cerradura es mucho más grave de lo que parece, se ha roto alguna pieza importante dentro del mecanismo interno, los pistones no se mueven o se partieron, etc., no dudes en llamar a un cerrajero, pues ellos tienen en su poder herramientas especiales para detectar si aún la cerradura tiene solución o si es necesario comprar una completamente nueva.

Comparte WWW.ManualCerrajero.COM