Cómo funciona un candado por dentro ¡Sorpréndete!

Cómo funciona un candado por dentro ¡Sorpréndete!

A lo largo de la historia, la curiosidad ha sido uno de los factores que ha promovido el saber y el progreso de la humanidad. El ser humano es una criatura ansiosa de información, de conocimiento.

Saber cómo funciona un candado por dentro puede ser parte de esa curiosidad innata; pero también puede ser el producto de necesidades que nada tienen que ver con el simple hecho de querer saber algo. Por ejemplo:

  • Si necesitamos comprar un candado, conocer su funcionamiento puede ayudarnos a seleccionar el que tiene mejor calidad y/o el que brinda el mayor nivel de seguridad.
  • Deseamos vivir ejerciendo profesión digna y rentable: optamos por la cerrajería. Entonces estamos obligados a conocer con todo detalle el funcionamiento interno de un candado y la función que cumplen sus partes.
  • Posiblemente laboramos o pertenecemos a una institución dedicada al auxilio de la ciudadanía en situaciones de emergencia doméstica o de otro tipo: Bomberos, Defensa Civil, Policía o Tránsito.

De ser así, nunca estará demás contar con este conocimiento que posiblemente necesitemos en algún momento para ayudar a otras personas.

  • Una razón de peso para saber cómo funciona un candado por dentro cobra valor en el instante en que urgimos abrirlo, pero hemos perdido la llave; conociendo el funcionamiento se nos hará más fácil lograr su apertura.

¿Cómo es el funcionamiento interno de un candado común?

El funcionamiento de un candado común responde a un sistema mecánico en el que intervienen elementos externos e internos, los cuales se conjugan para que el cerrojo abra o cierre.

  • El mecanismo con el que trabaja un candado es algo bastante simple. Todo comienza en el momento de insertar la llave.
  • A medida que entra, la llave irá empujando los pernos y contrapernos contra los muelles que se hallan situados en la base de estas pequeñas piezas de metal.
  • Cuando todos los pernos y contrapernos se hallan alineados y a la misma altura, en plena coincidencia con la línea de corte, el cilindro cederá y podrá ser girado sin ninguna dificultad, retrayendo el pestillo que traba el gancho.
  • En ese mismo momento, un muelle que está en la base del extremo más largo del gancho hará que este salte y que el candado se abra.

Quienes estén realmente interesados en conocer cómo funciona un candado por dentro, deben saber que es posible adquirir candados transparentes, los cuales sirven eficientemente a los nobles fines de enseñanza y aprendizaje.

Si el caso es que se quiere formar parte del gremio de cerrajeros, este candado transparente resulta muy útil a la hora de aprender el oficio; pero también al momento de aplicar los conocimientos adquiridos en las labores cotidianas.

¿Cuáles son las partes de un candado?

Para comprender un poco más el funcionamiento de estas herramientas de seguridad, es necesario conocer cada una de sus partes y la función que cumplen dentro del sistema mecánico que permite cerrar y abrir el candado.

  • La llave es el primer elemento a considerar. Se presenta elaborada en metales como acero, bronce o aluminio; es el dispositivo que permite abrir el candado.
  • La forma del vástago de la llave y la disposición interna de los pernos conforman un código único y específico para cada candado; ello hace imposible poder abrir uno de estos objetos sin la llave correcta.

Uno de los bordes es liso; en el otro, la llave posee dientes y muescas de forma variable. Suelen tener impresa una canaleta que recorre el vástago o paletón desde la punta hasta la parte donde se une con la cabeza o agarradero; esta canaleta hace parte del código de seguridad.

  • El cuerpo del candado: generalmente está elaborado en metal macizo y fuerte, como el acero. En ocasiones puede estar hecho a partir de láminas de hierro o acero, lo cual le imprime un nivel de seguridad mayor.

El cuerpo del candado cuenta con tres perforaciones: dos destinadas al desplazamiento del gancho y una, en la parte inferior, para el cilindro.

Los candados suelen tener en uno de sus costados un número variable de pequeñas perforaciones que es donde se alojan los pernos y sus respectivos muelles y contrapernos.

  • El cilindro: es como el corazón del candado. Una estrecha ranura que lo recorre de extremo a extremo y adaptada al grosor de la llave, permite la inserción de esta para realizar la apertura del candado. La forma de la ranura se ajusta a los canales que pueda tener el vástago de la llave.
  • El arco, gancho o aro: hecho de acero u otro metal resistente, es el elemento que abraza las armellas u orificios en los que se coloca el candado.
  • Los pines o pernos: son pequeñas piezas cilíndricas móviles de metal, que se amoldan a la forma de la llave e impiden que el candado sea abierto cuando esta no es la correcta.
  • Los contrapernos: son también pequeñas piezas de metal que complementan la función de los pernos.
  • Los muelles: pequeños resortes metálicos situados en la base del conjunto de pernos y contrapernos, a los que empujan o contraen al estirarse o encogerse al paso de la llave.
  • El pestillo: es un dispositivo de metal situado sobre el cilindro. Su función es trabar y retener el arco en su lugar cuando el candado está cerrado; al abrir el candado, el pestillo se retrae para liberarlo.

¿Qué ventajas y desventajas tiene el candado ante la cerradura?

En principio, hay que decir que el candado es una cerradura móvil; lo que lo hace práctico y versátil.

El candado resulta ser de mucha utilidad en aquellos casos en los que el espacio no deja cabida para la colocación de una cerradura fija, sea esta de las de tipo de embutir o de las superficiales.

Es cierto que comparado con las cerraduras fijas, quizás el candado no alcanza el nivel de seguridad que poseen aquellas; pero su practicidad, la versatilidad y hasta su precio, compensan en algo esta desventaja.

Comparte WWW.ManualCerrajero.COM